El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

La provincia de Messina, Sicilia.


Messina es la provincia más extensa de la isla de Sicilia. Se encuentra en su extremo nororiental y puede ofrecer variadas y ricas alternativas a los turistas más atentos, ya que muchos de sus encantos no son fácilmente visibles. Ofrece relax y diversión a partes iguales, si se está dispuesto a salirse de los itinerarios más populares.

No ofrece sólo monumentos e historia, como por ejemplo la catedral de Messina, con su “campanile”, o la turística Taormina con su teatro romano, sino también su naturaleza con el “Parco dei Nebrodi”, sus tradiciones, como la gran fiesta de la ciudad el 15 de agosto, o su gastronomía, que incluye los rollitos de pez espada, los cannoli de ricotta o la pasta a la Norma.

La belleza natural de la provincia de Messina incluye los montes Peloritani; una imponente cordillera que divide la provincia en dos y desde la que se pueden apreciar unas espectaculares vistas del Estrecho de Messina.

Pertenecen también a la mencionada provincia las islas Eolie, un pequeño archipiélago de siete islas, reclamo turístico nacional e internacional en los meses de verano, situado en el mar Tirreno, frente a la costa norte de la provincia y a las que se puede llegar sólo en barco desde el pueblo de Milazzo.

La provincia de Messina, marcada por el maremoto que prácticamente exterminó a su población en el año 1908, es rica en tradiciones, cultura, gastronomía e historia, y vale la pena detenerse unos días en ella para conocerla y apreciarla.

Originally posted 2008-12-16 12:58:06.

Viajar con niños

Partiendo de la premisa de que viajar con niños no es fácil, yo creo que he encontrado una buena solución para ello. Los papás que quieran viajar con su prole ya no están obligados a limitarse a alquilar un apartamento en el que permanecer encerrados una semana o quince días, donde de todas formas tendrán que limpiar, cocinar y entretener a los más pequeños de la casa. Tampoco tendrán que elegir entre viajar sólo la pareja o ir todos juntos al pueblo con los abuelos. Existen los cruceros.

En principio la palabra crucero puede sonar “cara”. Nada más lejos de la realidad. Conozco familias de cinco miembros que por 1.600 euros han pasado una semana recorriendo el Mediterráneo en un barco de lujo, con todos los gastos pagados (no están incluidas bebidas alcohólicas ni refrescos) y con niñera incluida. Es decir, pagan sólo los adultos, los niños pagan sólo el seguro y algún impuesto, pero no pasa de los 100 euros.

Las ventajas de hacer un crucero con niños son innumerables. Desde el ya comentado precio (además los niños pagan la mitad en las excursiones a tierra organizadas por el barco) hasta el servicio de entretenimiento a bordo, que divide a los pequeños por grupos de edades manteniéndolos entretenidos con todo tipo de actividades; juegos, canciones, disfraces, dibujos, manualidades,… incluso les dan la merienda y organizan cenas exclusivas para ellos. Así los papás están tranquilos, disfrutan del barco y pueden relajarse… y yo diría que no hay precio que pueda pagar esa paz.

Originally posted 2008-11-08 15:19:50.

Trapani, Sicilia, Italia

 

Jamás me imaginé que en la costa más occidental de Sicilia se comiera un cous-cous tan rico.

Trápani es bonito, está coqueto. Yo estuve un fin de semana con mi marido en enero de este año para celebrar su cumpleaños. Cogimos el coche (vivimos en Sicilia) y en tres horas llegamos. El bed and breakfast estaba muy bien, muy acogedor, y aunque la calle en la que estaba era un poco rara, (muy estrecha, muy escondida…), estabámos en pleno centro  no teníamos que coger el coche para absolutamente nada.

El viernes llegamos tarde y el chico de la recepción nos indicó un restaurante donde cenar cous-cous. Delicioso. Era de pescado y me supo a Gloria (claro que a mi casi todo me sabe a Gloria, pero Angelo, mi marido, estuvo de acuerdo conmigo). Dimos un paseo pero hacia frío y viento y volvimos pronto al hotel.

Los dos dias siguientes estuvimos simplemente paseando por la ciudad, el tiempo era estupendo. Comimos muy bien, descansamos, disfrutamos del olor del mar, de la brisa… y el sábado por la noche salimos a tomar una copa. El centro de Trápani es animadísimo, y era enero!!! había muchísima gente joven, familias paseando, parejas,… ¡me sorprendió tanta vida nocturna!

Trápani es una ciudad pequeña y bonita, con calles peatonales y rodeada de suaves y verdes colinas. Hay otras cosas que nosotros no vimos porque como  viajeros a veces nos puede la pereza, pero por lo visto hay unas salinas que hay que ver (ya tengo muy vistas las de Alicante, a donde voy de vacaciones desde que tengo uso de razón) y unas islas muy cerca a las que hay que ir que por lo visto son de visita obligada (era invierno y el mar no estaba demasiado tranquilo). Para pasar un fin de semana es estupenda y se llega muy fácilmente desde el aeropuerto de Palermo, que es internacional (aunque Trápani tiene su propio aeropuerto, pero sólo para vuelos nacionales). La recomiendo si os encontráis en Sicilia, o si vivís aquí y os apetece un fin de semana romántico.

 

 

 

 

Originally posted 2008-10-21 21:25:29.