El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

El estrecho de Messina


Messina es la ciudad más oriental de la isla de Sicilia. De ella toma el nombre el estrecho de Messina, que separa Sicilia de la región de Calabria, al sur de la península Itálica, es decir, de la “punta de la bota”. Podría parecer que la situación con respecto al continente es cómoda, al estar separados sólo por 3 kilómetros de agua… nada más lejos de la realidad. Atravesar el estrecho puede convertirse en una auténtica pesadilla.

Hay barcos que atraviesan continuamente el estrecho cargados de personas, coches, camiones, autobuses,… pero no son precisamente económicos. Además se pierde aproximadamente una hora entre la compra del billete, el embarco, trayecto y desembarco… y es agotador…

La situación se vería tremendamente simplificada si se decidieran a hacer el puente. Hay tantos argumentos a favor como en contra. La evidencia es, sin embargo, que dados los precios del transporte aéreo y la enorme dificultad que plantea depender sólo del transporte marítimo, el turismo en Sicilia se resiente considerablemente al no contar con un acceso terrestre que su geografía permitiría si se pusiera la voluntad necesaria.

Los que están en contra argumentan razones medioambientales, paisajísticas o de infraestructura. Incluso se alega que es imposible su realización por encontrarse en zona sísmica. Sin embargo basta observar estructuras como el característico puente de San Francisco para entender que, lejos de convertirse en un elemento que rompería la armonía del entorno, puede convertirse en un reclamo turístico más, que facilitaría tanto el acceso turístico como la vida de sus ciudadanos.

Originally posted 2008-12-04 12:43:39.

Tradiciones de Sicilia

Un baño en los colores de Sicilia nos lleva a conocer antiguos ritos, en los que se ven envueltos los colores de la isla, vivaces sobre el fondo de pueblos soleados, paisajes marineros, escenas campestres… En la cultura siciliana, como en la práctica totalidad de las culturas mediterráneas, todo se celebra; la vendimia, las bodas, la pesca, la vuelta del trabajo…

Destacan algunos instrumentos musicales insólitos, como el marranzanu o el friscalettu. A estos instrumentos les acompañan normalmente las danzas simbólicas donde predomina la tarantela.

Las tradiciones en la isla son muy sentidas y valoradas, y a menudo están ligadas a las grandes fiestas religiosas como Navidad, Semana Santa (llamada en Italia Pascua) o la fiesta del Patrón.

En Navidad se pueden encontrar artísticos belenes por todos lados, formados por preciadas figuras antiguas, que en ocasiones llegan a ser de dimensiones humanas, como las que cada año se exponen en la “Gruta de Acireale”. En estas muestras no falta el sonido de la gaita, llamada en Sicilia “cornamusa”, y que todavía los pastores del lugar conservan como un preciado instrumento.

La Semana Santa alcanza momentos de gran participación, sobre todo en las procesiones, como masiva es también la participación en las fiestas dedicadas a los patrones de diferentes lugares, por ejemplo Santa Rosalía en Palermo o Santa Lucía en Siracusa. Cada una tiene su historia y su leyenda.

Originally posted 2009-02-05 10:21:44.

Castelmola, pueblo medieval siciliano.

Castelmola, pequeño pueblecito de la provincia de Messina, está situado en lo alto de una montaña casi inaccesible, pocos kilómetros por encima de la conocidísima Taormina.

De sabor claramente medieval, esta compuesto por minúsculas calles, callejones, plazas, ,… que se abren inesperadamente a un maravilloso panorama.

Castelmola es un balcón abierto a una inigualable escenografía natural, desde el que se contempla gran parte de la costa más oriental de Sicilia, la bahía de Naxos, el teatro y el castillo de Taormina, las playas de Mazzaro, el cabo de San Alessio, hasta las costas de Calabria.

Nada más llegar al pueblo encontramos la Plaza de San Antonio, construida en 1954 y desde la que se disfruta una estupenda vista de Taormina. Presenta el pavimento de mosaico en piedra tanto blanca como volcánica. Frente a la plaza encontramos la iglesia dedicada al mismo santo, que conserva los rasgos esenciales de la arquitectura sacra del sur de Italia, y ha sido recientemente transformada en Auditorio.

El producto típico del pueblecito es el vino de almendras, inventado por el sacerdote Vincenzo Blandano, que lo ofrecía a los turistas como signo de hospitalidad. Antiguamente la producción era artesanal, hoy es exclusivamente industrial. Sus ingredientes principales son las almendras y la esencia de naranja.

Vale la pena, para el turista que se acerque a la bellísima Taormina, dedicar un rato a la pequeña Castelmola, algo menos conocida y llena de turistas.

Originally posted 2009-01-30 13:45:46.