El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Agencia de viajes, sin ella no hubiera tenido vacaciones.


Hace diez días por fin tuve la oportunidad de reservar el crucero con el que tanto había soñado. Lo hice todo a través de la página web de la compañía en cuestión. Fue muy fácil, no tuve ningún problema y es sistema es muy intuitivo.

El problema llegó a la hora de pagar. A mi nunca me ha dado miedo pagar mis compras por internet, y estaba dispuesta a hacerlo tampién en esta ocasión, pero para mi sorpresa el pago por internet no generaba automáticamente los billetes, sino que éstos llegarían a mi casa por correo ordinario. Eso no me gustó nada. En el pueblo en el que vivo te puedes fiar de cualquier cosa excepto del servicio de correos. Ya en una ocasión casi nos cortan el teléfono por falta de pago… y en realidad fue que el cartero no nos trajo el recibo.

Visto que entre la compra del billete y la salida del crucero tenía sólo 10 días decidí no arriesgarme y elegir la otra opción; hacer llegar los billetes a una agencia de viajes de mi elección y pagar todo allí mismo. Imaginaba que tendría algún gasto extra pero no tenía elección.

El trato en la agencia fue exquisito, incluso, para mi sorpresa, me hicieron un pequeño descuento. Tuve problemas con las tarjetas de crédito y débito por culpa de la banda magnética, pero me dieron todas las facilidades del mundo para pagar al día siguiente o incluso el día que recogiera los billetes. Yo no tenía mucha experiencia con las agencias de viajes, pero tengo que reconocer que en este caso ha sido muy positiva.

Y por fin mañana zarpa el barco. Todavía no me lo puedo creer… cuando vuelva os cuento todo.

Originally posted 2008-10-27 20:54:03.

Pésaro, tranquilo turismo a la italiana.

Pésaro no es una ciudad demasiado conocida, ni siquiera por los italianos, aunque de ella era originario el gran compositor Rossini. Está en la costa Adriática, cerca de San Marino, Rímini y Ancona y no muy lejos de Venecia.

La primera vez que se visita da la impresión de ser una ciudad ordenada, acogedora, limpia,… llama la atención ver a sus ciudadanos trasladarse en bicicleta, lo que resulta fácil, cómodo y placentero ya que las vías más importantes de la ciudad cuentan con carril bici.

Pésaro puede presumir también de sus playas, reconocidas internacionalmente por la Bandera Azul, y a las que se accede desde un paseo marítimo amplio y cuidado. La cercanía entre el centro histórico, lleno de tiendas y calles peatonales, y el mar, permite disfrutar de la ciudad a pie o con las ya mencionadas bicicletas, que el ayuntamiento ofrece gratuitamente para su uso por los ciudadanos.

En verano está llena de vida y su turismo es fundamentalmente italiano de nivel medio-alto, no en vano Pésaro puede presumir de abundancia de industrias, empresas de todo tipo y movimiento de dinero en general.

Llaman la atención en pleno centro de la ciudad grandes viviendas unifamiliares de principios del siglo XX o finales del XIX, rodeadas por magníficos jardines y en ocasiones subdivididas internamente en varios apartamentos.

Pésaro es una ciudad que ofrece arte, como las obras de Pomodoro, sin el agobio de las grandes ciudades Italianas como Florencia o Roma. En ella el turista se sentirá mimado y se podrá permitir otro tipo de turismo a la italiana, más tranquilo y personalizado, sin por ello descuidar aspectos como el arte o la gastronomía de este, en todos los sentidos, enorme país.

Originally posted 2008-11-27 12:13:27.

Castelmola, pueblo medieval siciliano.

Castelmola, pequeño pueblecito de la provincia de Messina, está situado en lo alto de una montaña casi inaccesible, pocos kilómetros por encima de la conocidísima Taormina.

De sabor claramente medieval, esta compuesto por minúsculas calles, callejones, plazas, ,… que se abren inesperadamente a un maravilloso panorama.

Castelmola es un balcón abierto a una inigualable escenografía natural, desde el que se contempla gran parte de la costa más oriental de Sicilia, la bahía de Naxos, el teatro y el castillo de Taormina, las playas de Mazzaro, el cabo de San Alessio, hasta las costas de Calabria.

Nada más llegar al pueblo encontramos la Plaza de San Antonio, construida en 1954 y desde la que se disfruta una estupenda vista de Taormina. Presenta el pavimento de mosaico en piedra tanto blanca como volcánica. Frente a la plaza encontramos la iglesia dedicada al mismo santo, que conserva los rasgos esenciales de la arquitectura sacra del sur de Italia, y ha sido recientemente transformada en Auditorio.

El producto típico del pueblecito es el vino de almendras, inventado por el sacerdote Vincenzo Blandano, que lo ofrecía a los turistas como signo de hospitalidad. Antiguamente la producción era artesanal, hoy es exclusivamente industrial. Sus ingredientes principales son las almendras y la esencia de naranja.

Vale la pena, para el turista que se acerque a la bellísima Taormina, dedicar un rato a la pequeña Castelmola, algo menos conocida y llena de turistas.

Originally posted 2009-01-30 13:45:46.