El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Románticos

Descubriendo Koh Samui


Si le preguntamos a una persona que viaje mucho si ha estado en Koh Samui, puede darnos dos repuestas totalmente distintas: una de ellas que sí lo haya hecho, o al menos sepa dónde está, y nos pueda contar maravillas sobre la misma; pero otra de las respuestas que nos puede dar, y es probable que sea la que nos de, es que no sepa de lo que estamos hablando, ni siquiera si es un país, o una isla…

 

Koh Samui es una pequeña isla que no aparece en los mapas y que era difícil conocer cuando no había internet más que con el boca a boca que se hacía entre personas y que la dieron a conocer. Pertenece a Tailandia y son ellos, los habitantes de Tailandia, los que conocen cosas sobre la isla, tanto su historia como sus leyendas (como en todo país que se precie).

Koh Samui no es una isla solitaria, al contrario, está acompañada de otras dos islas (también pequeñas) llamadas Koh Phangan y Koh Tao, las cuales tampoco son muy conocidas (bueno, gracias a internet ahora se las conoce algo más).

A las islas, antiguamente, sólo se podía llegar en barco pero actualmente ya se puede utilizar el avión (algo más rápido pero menos vistoso).

Como en toda isla que se precie, las playas es de lo que más hay en ella, y Koh Samui no es la única. Sin embargo, Koh Samui es más conocido por dos de los monumentos que tiene: Por un lado, el Gran Buda, una figura de Buda de 12 metros de altura que impresiona cuando se van subiendo los escalones y más aún cuando estás debajo del mismo; y, por el otro lado, las rocas “abuela” y “abuelo” que se encuentran al sur de la playa Lamai, sobretodo para las parejas, ya que se asemejan a los órganos sexuales del hombre y de la mujer.

Originally posted 2008-04-22 13:58:13.

Playa de San José

Hace unos cuantos años decidí aceptar la invitación que me hizo mi hermano y, a pesar de que no me suele gustar mucho la playa por el agobio que entra entre buscar un hueco, los niños jugando, los gritos, la gente murmurando cosas y demás, hice de tripas corazón y me planté en ese lugar turístico.

El mismo era la Playa de San José una de las playas que hay cerca de Almería y de las que no había oído hablar en mi vida. Nada más llegar, teniendo en cuenta que nos perdimos en el pueblo porque no nos había dado buenas indicaciones, llegamos al apartamento que estaba al ladito de la playa. Es hermoso saber que, cuando te levantas, puedes mirar al horizonte y ver un inmenso mar azul que te incita a darte un baño matutino…

Cuando yo visité la Playa de San José no había mucha gente, a pesar de estar en pleno verano. Es una playa muy acogedora donde encuentras sitio siempre (los fines de semana es algo más complicado pero también hay). La playa es de arena con lo que no hay muchos problemas en cuanto a las piedras (como en todas puedes encontrar basura pero eso es cuestión de mirar dónde se pisa (también te puedes hundir)).

Con respecto al agua es de las pocas con las que nos podemos encontrar sin medusas porque al estar más resguardada eso es una ventaja, siendo la otra que el agua suele estar calentita por lo que se te hace mucho más agradable meterte en ella y estar un buen rato ahí.

Si estamos buscando un destino agradable donde descansar, relajarnos o bien estar con nuestra pareja tranquilamente, la Playa de San José puede ser ese destino.

Originally posted 2008-04-16 15:35:05.

Patmos

patmos La isla de Patmos, en el archipiélago griego y concretamente en las islas del Dodecaneso, es una de las más sagradas y frecuentadas por los cristianos y por todos aquellos que tienen fe en la Biblia. Además es una de las más tradicionales para los griegos. La visita obligada para los cristianos es la del Monasterio de “El Apocalipsis”, en el pueblo de Chora.

En el imponente pueblo de Chora, a diez minutos de coche desde el puerto de Skala, surge el Monasterio de San Juan entre el blanco resplandeciente de las casas, creando así un contraste asombroso con su masa oscura. Fue San Christodoulos, siervo de cristo, quien construyó en 1088 el monasterio. Los espesos y altos muros del mismo están rodeados por bastiones y por un total de ocho capillas. El claustro, recubierto de guijarros, está decorado con arcos a través de los cuales es posible ver los frescos que adornan la entrada de la capilla. El museo alberga no sólo una magnífica colección de coronas, cruces y cálices recubiertos de joyas, sino también antiguos manuscritos del año 1073, iconos y pinturas de tema religioso, incluido un cuadro original de El Greco.

Es cita obligada la visita a la Cueva del Apocalipsis, a medio camino entre Skala y Patmos Jora, alrededor de la cual, en el siglo XVII, se construyó un monasterio. En esta cueva, San Juan vivió desde el año 95 al 95 d.C., periodo en el que escribió el Apocalipsis. En su interior podemos ver la piedra que el apostol utilizó como cojín.

Para los que quieran visitar otros lugares, se pueden acercar al puerto principal de la isla, en Skala. Y lo más maravilloso de estas islas, las playas. En Patmos encontraremos muchas: Campos (la más turística), Trono de Apolo, Gricos o Bagia son algunas de ellas. Desde Gricos podremos acercarnos en barca a cualquiera de las islas de los alrededores o a playas poco accesibles.

Si quieres maravillarte con las fotos de la isla visita Grecia Visión.

Originally posted 2008-08-16 12:03:09.