El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

April 29th, 2017:

Paraísos naturales en España: el parque natural de Somiedo


Siempre tenemos en mente viajar a destinos exóticos  sin darnos cuenta de que nuestro país, está lleno de lugares, pueblos y paraísos naturales increíbles que no tienen nada que envidiar a los que aparecen en catálogos y revistas.

somiedouw3 España es un país que se caracteriza por la gran variedad cultural y paisajística y gracias a ello, podemos disfrutar del sol, la nieve, la playa, la montaña, el ruido y el silencio….

Me gustaría dedicar este post a un paraíso natural que muy pocos conocen pero que merece la pena visitar: el parque natural de Somiedo.

El parque natural de Somiedo está situado al suroeste de Asturias y desde el año 2000 es Reserva de la Biosfera.  Es un espacio muy representativo de la cordillera cantábrica y está cubierto de bosques de haya y roble por los que se puede caminar o montar a caballo por las numerosas rutas y senderos. Con un poco de suerte podemos encontrarnos en el camino con osos pardos, faisanes, perdices…

Lo mejor para sentirse en un ambiente rural, es alojarse en una de las numerosas casas rurales del lugar y disfrutar del silencio, el aire limpio, el frescor de los árboles, de los arroyos  y ríos..¿no os empieza a apetecer?

Originally posted 2008-08-14 16:33:00.

El Central Park West en Nueva York

El Central Park West es un parque alhajado con la silueta de cuatro grandes edificios de apartamentos con torres gemelas más otro más que tiene tres torres. Los edificios de los cuales les hablo, son el Century, Majestic, San Remo, Beresford y El Dorado.

1

El Century es un edificio de estilo art nouveau. Todos los edificios son bastante antiguos y de El El Dorado, se tiene como referencia que se trata de un edificio vulgar, por el desorden, la arquitectura, los colores, todo. Pero como en todo lo que concierne al arte y a la arquitectura, también debemos verlo para opinar si estamos de acuerdo o no con esa descripción popular.

Por las calles cercanas se encuentra el Hotel des Artistes. Los que vivían en los apartamentos encargaban su comida al Café des Artistes que se ubicaba en la parte baja, aunque en la actualidad estos apartamentos ya tienen su propia cocina, lo cual no quita la clientela regular que recibe el café ya que es uno de los más populares de la ciudad.

2

En toda ciudad hay un restaurant popular como este, es increíble lo que hace la buena mano del cocinero en todo esto, y es que sin un buen chef no existe restaurant vivo, y esto no tiene nada que ver con la infraestructura del local ni siquiera con el nivel se servicio a la mesa, y lo digo por experiencia propia. Es como ver a un gran artista tocar su melodía en la calle, es decir, el entorno no define su personalidad ni calidad.

Foto: flickr

Originally posted 2009-08-09 23:45:00.

De Tarifa a Casabanca II

En el camino que separa Tánger de Casablanca, además de encontrarte multitud de policías, intentando multarte, podrás ver un mundo activo en el campo y en los pueblos que  sorprende.

Los campos recuerdan a la España de la época del franquismo, cuando las personas araban las tierras con ayuda de bueyes y mulas, y eran las manos de los trabajadores las que realizaban todo el proceso de plantación  y recolección. Son mujeres sobre todo las que trabajan en este medio, encontrando también en menos cantidad la presencia de hombres e incluso de niños.

Los niños además de poder observarlos trabajando en los campos, también podemos encontrarlos sentados en los caminos viendo como pasan los coches, o simplemente caminando o jugando, dando a entender que toda su vida la pasan en las calles y caminos, llegando a sus casas ya para la hora de cenar y dormir.

Ya por la noche, y teniendo en cuenta que aquí en Marruecos el horario, es de dos horas menos que en España, empezamos a divisar barrios de chabolas que te daban la “bienvenida” a Casablanca, y ya entrando podías intuir que se trataba de una gran ciudad, con muchos habitantes, y grandes dimensiones, y la verdad es que no nos equivocábamos.

Ya por las calles de la ciudad, dejando las chabolas atrás, se divisaban infinidad de camionetas y furgonetas que amontonaban unos innumerables paquetes apilados unos encimas de otros, en las puertas de una especie de talleres, donde se observaban alfombras colgadas, y unas cuatro o cinco personas alrededor de las mesas, cociendo a mano o bordando, la verdad es que desde el coche no se podía apreciar con detalle.

Originally posted 2009-05-30 20:42:05.