El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

September 20th, 2017:

Las cuevas de La Guerra de las Galaxias


Atraído por el título del artículo estás leyendo su contenido. ¿Qué será eso de las cuevas de la Guerra de las Galaxias? ¿Esto no es un blog de viajes? ¡Y tanto que lo es! Hoy te proponemos que viajes a uno de los pueblos más conocidos de Túnez: Matmatá. Y es el más conocido porque sus cuevas trogloditas aparecían en las primeras secuencias de La Guerra de las Galaxias. Para quien no lo recuerde, eran las cuevas donde vivía el protagonista con quien luego supimos que eran sus padres adoptivos.

Las cuevas datan del siglo IV a.c. y siguen habitadas hoy ya que son un lugar muy fresco en verano y cálido en invierno. Algunas casas pueden ser visitadas previo arreglo con los propietarios. Lo mejor es que se acuerde el precio antes de la visita. También podréis adquirir algún objeto de artesanía que suelen vender.

Además, tres de esas cuevas han sido convertidas en hoteles como el Hotel Marhala, el Hotel Sidi Driss, (cuyo bar fue el club de jazz alienígena de la película en la que la princesa bailaba), y el hotel Les Berbères, que, como es de suponer, debe su nombre al pueblo que habitó este lugar durante tantos siglos.

Matmatá está situado a unos 43km al sur-oeste de Gabès, a 450km al sur de Tunicia. El sur de Túnez es el lugar preferido para muchos turistas sobre todo en primavera o al final del otoño para evitar el calor del verano que en el desierto puede ser soporífero. Desde los enclaves turísticos de la costa se realizan safaris al desierto de dos o tres días y en el camino se visita Matmatá. Así que es una buena opción para pasar una semana de vacaciones, disfrutando del desierto y de las maravillosas playas donde podréis realizar numerosos deportes acuáticos como el submarinismo.

¡No olvides tu crema protectora!

Originally posted 2008-03-04 14:23:28.

Sobre el Mar de Wadden

Una de las cosas que el hombre todavía no ha podido hacer por sí mismo, aparte de volar (sin usar nada para ayudarnos a hacerlo) es el de caminar sobre el mar.

Pero eso se puede lograr en el mar Wadden, en Holanda. De hecho, ese mar es la zona ecológica más grande de toda Holanda y el fondo del mar es el único desierto que todavía existe en el país.

En este lugar la tranquilidad y el vacío se conciben de una forma especial. Y es que el deporte típico de esa zona es “vadear”, que consiste en cruzar a pie el mar de Frisia en el norte del país. Claro está no es que nos metamos en la parte que más cubre sino que nos dirigirán por los puntos en los que se encuentra lo suficientemente seco como para poder pisar sin que nos hundamos.

La excursión suele durar entre 3 y 5 horas siempre con un guía que será quien nos diga por dónde ir para evitar accidentes. Por ello, si no nos vemos capaces de estar varias horas andando mejor no hacerlo ya que no hay muchos sitios donde descansar.

Junto al mar Wadden también podremos disfrutar, en nuestro caminar, de algunas islas que se extienden por el mar, algunas de ellas accesibles por donde vayamos, y otras que es mejor no hacerlo porque podemos hundirnos. A la hora de alojarnos deberemos hacerlo en alguna de las islas o en algún pueblo o ciudad cercana al mar.

Originally posted 2008-05-31 16:55:26.

Un Edén en el desierto

Partiendo de una historia de amor, los Jardines Colgantes de Babilonia han quedado eternizados en el tiempo y forman parte de una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. La historia cuenta que hacia el año 600 a. C. Nabucodonosor II, rey de Caldea, quiso regalar a su esposa, Amytis, un presente con la intención de demostrarle su amor.

Así fue como nació este hermoso proyecto diseñado por los arquitectos de Babilonia, quienes, según algunas versiones, diseñaron unos exuberantes jardines sobre un área de 19.600 metros cuadrados, en medio del desierto y que contaban con un conjunto de terrazas de piedra abovedadas sostenidas sobre pilares cúbicos en donde se podían plantar árboles de gran tamaño. Por otra parte, estas terrazas estaban alimentadas por varios arroyuelos que obtenían agua de un depósito ubicado en la terraza más alta. De acuerdo a los relatos, al mirar la obra desde abajo las terrazas parecían suspendidas en el tiempo.

Los jardines estaban situados junto al palacio del Rey, más precisamente al lado del río ,para que los viajeros los pudieran contemplar ya que el acceso estaba prohibido al pueblo. Desde la más alta de las terrazas se situaba un depósito de agua desde el cual corrían varios arroyuelos.

Los Jardines Colgantes de Babilonia probablemente no "colgaban" realmente en el sentido de estar suspendidos por cables o cuerdas. El nombre proviene de una traducción incorrecta de la palabra griega kremastos o del término en latín pensilis, que significa no justamente "colgar" pero si "sobresalir", como en el caso de una terraza o de un balcón.

Las excavaciones arqueológicas más recientes en la antigua ciudad de Babilonia, en el actual territorio de Iraq destaparon el asentamiento del palacio. Otros hallazgos incluyen la construcción abovedada con paredes gruesas y una irrigación cerca del palacio meridional.

Originally posted 2009-05-21 20:59:24.