El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

October 16th, 2017:

Fin de semana: Almería


almeria Dicen que es la capital que más horas disfruta del la luz del sol y que además es una luz especial. Y es que Almería, rodeada por desiertos, es un viejo baluarte andalusí que domina el mediterráneo. Y como tal podremos visitar lugares que nos recuerden a aquellas espléndidas épocas.

La Alcazaba, con más de 43.000 metros cuadrados, es la fortaleza palaciega más grande construida por los árabes en la Península. Tras la reconquista de 1489, fue convertida en sede señorial y política de los gobernadores de la ciudad. Separada por varios espacios, destacan los jardines en terrazas, los restos arqueológicos de la vieja medina y los palacios y templos de época cristiana.

La Catedral es el monumento religioso más importante de la provincia de Almería. Tiene cierto aire de fortaleza por fuera. Sin embargo, por dentro es una armonía de formas en sus naves y capillas, algunas de ellas trazadas por el arquitecto renacentista Diego de Siloé. En ella podremos ver obras de Alonso Cano, Murillo o Ribera.

El Cargadero de Mineral (conocido como el cable inglés) es una obra de arquitectura industrial del siglo XIX. Por ella se transportaba el mineral desde las comarcas del interior hacia los barcos del puerto. Fue construido por capital británico. Fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en 1904.

El paseo de Almería es la avenida más importante. Parte desde Puerta Purchena hasta el puerto. A ambos lados podremos ver hermosas construcciones palaciegas que datan del siglo XIX.

La Iglesia de San Pedro, de estilo neoclásico, situada entre el paseo de Almería y la plaza Flores.

La Plaza Vieja y la playa del Zapillo son dos de los ejemplos de la vida en la calle de los almerienses. La primera es una plaza de estilo barroco donde encontramos el Ayuntamiento, está rodeada de soportales y en ella encontraremos el monumento a los Mártires de la Libertad. La segunda es la playa más famosa de Almería.

Originally posted 2008-05-20 11:12:46.

Restaurante Hamadaya

Cuando salimos de nuestra ciudad a una cultura completamente diferente nos gusta probar esas comidas especiales que dan significado y que tanto hemos oído hablar de ellas.

Uno de los lugares donde la comida parece un manjar es en Japón, y más concretamente en Tokio. En Japón hay que saber bien elegir dónde vamos a comer porque, al igual que en otras ciudades, hay sitios que no son recomendables para comer, pero hay otras que es una alegría comer, claro está, hasta que nos llega la cuenta (factura) y nos damos cuenta que nos pasamos.

El restaurante al que hacemos referencia es el Hamadaya, un restaurante con tradición que fue creado en 1912 y que dispone de platos de todo tipo siempre con la máxima calidad. Los clientes no se aburrirán del menú ya que éste cambia semanalmente y el ambiente en el que degustaremos esa comida es el típico japonés, con habitaciones de tatami y unas vistas a su jardín japonés. El precio pues puede llegar a costarnos una comida unos 90 euros (y eso sin excedernos demasiado en lo que pidamos).

En el Hamadaya suelen  acudir normalmente los políticos famosos o los artos cargos de empresas, incluso famosos han venido a este restaurante por lo que, si nos pasamos por aquí, tened a mano una cámara si queréis llevaros un buen recuerdo.

Si queréis tener más información sobre este restaurante y sabéis inglés, podréis visitar la página oficial donde encontraréis información sobre las habitaciones, comidas, acceso al restaurante, además de sobre la historia que tiene el propio restaurante.

Originally posted 2008-05-23 13:04:03.