El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

April 1st, 2018:

Viajes a Punta Cana


Hablar de la República Dominicana es hablar de Punta Cana, uno de los principales destinos turísticos de todo América del Sur. Sus playas, su clima, sus hoteles, su arena blanca y todo lo que ofrecen los complejos hacen que sea uno de los destinos preferidos cuando se piensa en las vacaciones. Y es que, al menos, una vez en la vida, hay que ir al Caribe para disfrutar de todo sus encantos.

Punta Cana es la postal perfecta del Caribe, y dentro de esta postal, se encuentra una de las playas más conocidas del entorno, la playa Bávaro, dentro del distrito municipal del mismo nombre y uno de los puntos turísticos más visitados del país. En esta zona es donde se encuentran la gran mayoría de los hoteles resort de lujo, diversas discotecas para animar la noche, un parque acuático… Y es que, Punta Cana es uno de los lugares escogidos por más de 2 millones de viajeros al año para desconectar y disfrutar de unos días de relax y diversión.

Pero viajar a Punta Cana no sólo es playa y fiesta, también puedes visitar cosas, como por ejemplo, Samaná, con vuelo incluido en avioneta. También hay actividades en caballo para ver el salto del río Limón, visita a la Isla de Cayo Levantado. También se puede visitar el Parque Nacional de los Haitises o ir a ver, entre enero y marzo, ballenas a la Bahía de Samaná. Además, están las tradicionales excursiones en quads, buguies, lanchas rápidas, el nado con delfines, pesca o el típico día en catamarán, que suele incluir comida, bebidas y fiesta y luego un baño con delfines o leones marinos.

 

La vida en Punta Cana es diferente. Además, de por todo lo que hemos comentado hasta ahora, también hay otros aspectos que no son iguales a los nuestros. La moneda por ejemplo es el dólar, que podemos cambiar en el aeorpuerto, en bancos e incluso, en algunos sitios, utilizar tarjeta. El transporte también cambia. Allí hay taxis, que no tienen taxímetro, sino que tú negocias el precio del recorrido. También podemos alquilar un vehículo o coger una motoconcho, que es una mototaxi que se suele utilizar para distancias cortas.

A la hora de hacer compras por Punta Cana, nos encontraremos con muchas zonas de compras del estilo de mercadillos. Allí son muy típicos el café, el ron, la artesanía, la joyería y la pintura. Como en muchos países turísticos, se debe regatear a la hora de comprar, aunque en algunas tiendas tienen precio fijo.

Normalmente, los turistas van a Punta Cana con la opción de todo incluido. Pese a esto, no es una opción a descartar el poder salir un día a comer o cenar a algún restaurante de la zona. Hay sitios que son verdaderamente preciosos, a primera línea de playa y con un entorno y una decoración que no se te irá fácilmente de la memoria. Lo mismo pasa con los bares de copa.

Una de las cosas que más preocupa es la seguridad, pero en la zona de Punta Cana es algo que está asegurado ya que por la noche hay una estrecha vigilancia por parte de Politur, que es la policía turística.

Originally posted 2012-08-20 12:54:18.

La Torre Eiffel II

En ella podemos encontrar un Restaurante de Gran aceptación, Le Jules-Verne, con una capacidad de 95 asientos, calificado con una estrella  por la famosa guía michelín, y con una calificación de 16/20 según los críticos gastronómicos, su jefe es ayudado permanentemente por una treintena de cocineros y servidores, con un personal total de 90 personas. En ocasiones, debido a la larga distancia que la clientela recorre, los cubiertos son reservados desde un mes antes para la comida del mediodía y tres meses antes para la noche.

El genio de Gustavo Eiffel no reside en la concepción del monumento, sino en la energía que gastó a hacer conocer su proyecto a los gobernantes, a los responsables y al público en general, para poder construir la torre; y, cuando lo logró, en la inversión para hacerlo, que ante los ojos de todos, seguía siendo un simple desafío arquitectoral y técnico o un objeto puramente estético (o inestético según otros). También financió con sus propios fondos algunos experimentos científicos llevadas sobre o desde la torre Eiffel, los cuales permitieron perpetuarla.

Inicialmente Gustave Eiffel  (ingeniero y especialista en estructuras metálicas) tenía previsto doce meses de trabajo, aunque en realidad se necesitó el doble de tiempo. La fase de construcción comenzó el 28 de enero de 1887 y terminó en marzo de 1889, antes de la apertura oficial de la Exposición universal. En el sitio de la obra, el número de trabajadores nunca superó los 250.

 

 

Originally posted 2009-05-14 20:51:46.