El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

October 2nd, 2018:

Asturias: Por los Picos de Europa


Cuando hablamos de los Picos de Europa, hablamos de un macizo montañoso de difícil acceso y un enclave natural en el que el hombre ha realizado pocas intervenciones. Es por esto por lo que los osos, los urogallos y otros animales siguen poblando los bosques de la zona. El río Cares o el Sella son algunos de los ríos bravos que recorren estas montañas y discurre encajado en una profunda garganta. Por ese pasillo creado por el río, pasa el tráfico rodado que en las últimas épocas se ha vuelto más intenso. Sin embargo hablamos de un trazado estrecho y sinuoso por el que los autobuses de turistas pasan como en un suspiro.

desfiladero hermida Podremos comenzar nuestro recorrido de abajo a arriba. Y empezaremos en Cangas de Onís, antigua capital del reino de Asturias, conocida por su puente sobre el Sella del que cuelga la cruz de Pelayo. Desde Cangas podemos llegar al santuario de Covadonga y a los lagos Enol y Ercina. Una excursión para descubrir maravillosos miradores, descansar a las orillas de los lagos y admirar las especies vegetales, todo eso si la niebla nos lo permite.

Desde Las Arenas podemos adentrarnos en el corazón de los Picos de Europa, hacia Bulnes, al pie del Naranco, Tielve y Sotres, tres localidades donde probar el queso de Cabrales.

Y desde ahí, siguiendo por el desfiladero del Cares, llegaremos a Panes, también famosa por sus quesos. No podemos olvidarnos del imponente desfiladero de la Hermida, ya en la comunidad de Cantabria, por el que se accede a Potes y al monasterio de Santo Toribio de Liébana. Nuestro recorrido finaliza aquí, concretamente en Fuente Dé, con un paisaje majestuoso y desde donde podremos subir en teleférico al mirador del Cable y admirar las hermosas vistas.

Originally posted 2008-05-17 09:17:47.

Comer local

 ¿De qué sirve viajar si no conocemos un poco de los hábitos reales de las personas que viven cotidianamente en el sitio que estamos visitando?

La comida es sin duda alguna un elemento por demás significativo en este sentido. Pasar por "arriba" y comer en cadenas de comida rápida sólo para vacacionar de forma más fácil puede ser un terrible error porque nos estaríamos evitando descubrir sabores, costumbres, ideas y muchos más elementos que convertirán en cualquier viaje en uno de descubrimiento y no sólo en una vacación tipo playa-bañarse-dormir.

En este esfuerzo de conocer más a través de la comida, no sólo es importante comer en pequeños restaurantes que ofrezcan menos menús internacionales y más preparaciones locales, sino también comer local. ¿Cómo?

El primer paso sería visitar los mercados y mercadilllos en las localidades que visitemos. En estos sitios es más factible que encontremos ingredientes básicos producidos en el entorno en el que nos encontramos, desde vegetales y frutas, pasando por lácteos y productos de origen animal, a productos medianamente transformados, por ejemplo, mermeladas, jugos, jamones, panes y galletas, entre otros.

¿Qué puede ser más enriquecedor y delicioso que visitar por ejemplo una ciudad bellísima y comer algo que sólo se produce ahí? Ejemplos los hay muchos, desde arroz cultivado especialmente en la Costa Brava, a vinos riojanos, a productos vascos tradicionales fabricados en la propia ciudad de San Sebastián, a deliciosos panes que sólo los habitantes de Barcelona conocen o delicias que sólo los gallegos comen de forma cotidiana.

Y eso es hablando únicamente de lo que tenemos cerca aquí en la península ibérica.

El mundo puede conocerse a través de los platillos e ingredientes que los habitantes locales consumen. 

Por ello nada de raro en que haya multitud de sitios, blogs y espacios que ofrecen tours para descubrir un sitio gracias a su comida autóctona.

Aunque a veces sólo hace falta salirnos un poco de la ruta tradicional y probar lo que está tan a nuestro alcance y que usualmente, no comemos por temor o por seguir una pauta más comercial en nuestros viajes.

Desde aquí, un brindis por viajes más lentos y deliciosos gracias al turismo gastronómico dedicado y respetuoso.  

Gran Canaria, playas en invierno

gran ca 

En invierno a veces apetece sentir el sol en la cara y olvidarnos un poco del frío, si es así se puede disfrutar de unos días en Gran Canaria.

Esta isla Canaria puede presumir de excelentes playas todo el año, con su clima templado se puede pasear tranquilamente por las costas azules. Ver la espectacular Maspalomas con su 236 hectáreas de dunas junto a las playas. También se pueden encontrar numerosas calas tranquilas. La parte sur de la isla se ve beneficiada por mejor clima ya que las montañas retienen las nubes y en estas zonas hay mayor cantidad de días despejados.

grn

Su clima también es propicio para practicar todo tipo de deportes todo el año. Muchos deportistas aprovechan esta ventaja para mantener su entrenamiento en invierno. Gran Canaria es sede de numerosos encuentros deportivos internacionales, nacionales y regionales, y también los autóctonos como la Lucha Canaria.

La oferta hotelera es muy amplia. Grandes cadenas de hoteles han construido hace varios años importantes alojamientos con ofertas interesantes para toda la familia.

Pasear por los pintorescos pueblos y conocer su artesanía es algo muy bonito para hacer en vacaciones. Y por supuesto degustar su gastronomía con sus típicas papas arrugadas con mojo canario.

Originally posted 2009-01-08 17:50:39.