El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

February 24th, 2019:

Clásicos dichos mexicanos


Para entender y conectarse realmente con un idioma extranjero, hay que aprender a interpretar sus frases y dichos más comunes. Los mexicanos tienen una forma particular de expresarse. Ellos usan el español del mismo modo que un torero utiliza una bandera, es decir, para llamar la atención, para agregar un poco de romance, drama y talento, sacando el típico tono aburrido de las conversaciones.

1

Entre los dichos más comunes, tenemos:

Caerle gordo a alguien: Cuando alguien te dice que le caes gordo, es porque no le caes bien. Imagínate ese amigo que nunca te devolvió el libro que le prestaste, y que peor, aun, era chismoso. Seguro que te cae gordo. Esto de caer bien o mal, es normal, pero aquí es como decir que alguien se cae en la grasa sobre ti.

Pintarse de colores: Salir rápido de un lugar, de modo urgente.

Echarle ganas: Es un modo de decir para referirse a algo a lo que hay que ponerle pasión y ganas para hacerlo. Quizás veas a alguien desmotivado haciendo algo, entonces le dices que le eche ganas.

Tener ganas: Se aplica literalmente al impulso, al deseo de hacer algo. Tener ganas de viajar, de comer, de salir.

Creerse mucho: Presumir, pensar demasiado en uno mismo. Se cree mucho se dice con un tono despectivo.

Echar la hueva: Es lo contrario de “echarle ganas”. En lugar de dar todo de ti, le dan un huevo, símbolo mexicano de la pereza. ¿Qué haces un domingo por la tarde?, echar la hueva.

Comiendo moscas: Cuando alguien no pone atención a lo que se le dice y mira distraídamente para un lado y otro, es que está comiendo moscas.

Irse el avión: Cuando se le olvida a alguien una idea que estaba explicando, “se me fue el avión”, es un modo de decir muy común para expresar que se le fue la idea.

Y ahora, me pinto de colores, señoras y señores.

Vía: matadorabroad

Originally posted 2009-10-21 15:40:00.

Museumplain en Utrecht

Utrecht es una ciudad muy pequeña que se encuentra en los Países bajos. Sin embargo, aunque sea muy pequeña, puede enorgullecerse de poseer una “Plaza de los Museos” o, lo que es lo mismo, una Museumplain, donde se dan lugar varios museos de la zona que nos ofrecen un amplio repertorio de servicios y conocimientos como quizás no podamos encontrarnos en otra ciudad.

Así, entre los Museos de Utrecht, podríamos destacar:

–         Museo de Relojes y Organillos. Antiguamente (en el Romanticismo sobretodo) la gente adoraba los relojes con melodías y las cajitas de música. De hecho entre los enamorados regalar una caja de música especialmente diseñada para la chica era algo muy hermoso (y romántico) que ahora mismo se está perdiendo.

En este museo podremos ver verdaderas maravillas que nos harán abrir la boca de par en par. El precio para entrar en este museo es de 8 euros para los adultos (7 mayores de 65 años) y de 4′50 euros para niños de 4 a 12 años.

La Casita de Dick Bruna. Es un museo donde, si llevamos niños, les encantará estar porque es un museo dedicado en exclusiva a un dibujo, un conejito que hace las delicias de grandes y pequeños en Holanda.

La entrada para este museo es de 8 euros (5 mayores de 65) y, para niños de 2 a 12 años, 2 euros.

Existen otros muchos museos dignos de visitar si estamos por esa zona como son el Museo Central o el Convento de Catharijne, cada uno dedicados a una u otra categoría (pintura y arte religioso respectivamente).

Originally posted 2008-04-28 13:20:31.