El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

May 30th, 2019:

Una travesía por la ruta del oro en Alaska


Miles de caza tesoros tuvieron el valor y la osadía de recorrer gélidos, peligrosos y largos caminos hacia fines del siglo XX, en busca del oro mencionado por una publicación que puso al descubierto la veta descubierta en Alaska por esos años.

trail

A raíz de esa incesante búsqueda del tesoro, nace también la leyenda de Jack London, un aventurero buscador de tesoros, que a pesar de haber llegado tarde a las tierras de Dawson donde se gestaba la fiebre del oro, consiguió una pequeña concesión de tierras a orillas del río Stewart, junto a sus socios.

La travesía de Jack, lamentablemente duró poco y no logró hacerse rico, debido a que el frío invierno le produjo escorbuto, obligándolo a volver. Sin embargo, en su equipaje, Jack regresó con miles de aventuras a cuestas, historias y relatos para contar.

trail2

Fue así como hoy, más de un centenar de años después de esta historia, se recrea la ruta del oro por Alaska, atravesando huellas y senderos ubicados geográficamente entre Canadá y Estados Unidos.

Los caminos para recrear la ruta del oro, ofrecen ríos rápidos y sitios ideales para caminar a marcha lenta y rápida. La idea de llegar al lugar es revivir una leyenda disfrutando del camino y sus dificultades. Las selvas y los pasadizos se vuelven amigables y muestran en su interior la riqueza en flora y fauna del lugar, permitiendo fotografiar hermosos osos y lobos en su estado más salvaje, si se tiene suerte.

anim

La ruta más corta y agobiante hacia las vetas del oro, es Chilkoot Trail, y la más larga es la que atraviesa el White Pass, sobre el cual se construyo una vía ferroviaria. De hecho, por estos caminos existe un tren que les permitirá cruzar terrenos salvajes sin tanto sacrificio, atravesar glaciares, túneles y cascadas para llegar a las añoradas estaciones de Lake Bennet y Carcross, Yukón.

Fotos: Flickr

Originally posted 2009-01-05 12:40:51.

Castelmola, pueblo medieval siciliano.

Castelmola, pequeño pueblecito de la provincia de Messina, está situado en lo alto de una montaña casi inaccesible, pocos kilómetros por encima de la conocidísima Taormina.

De sabor claramente medieval, esta compuesto por minúsculas calles, callejones, plazas, ,… que se abren inesperadamente a un maravilloso panorama.

Castelmola es un balcón abierto a una inigualable escenografía natural, desde el que se contempla gran parte de la costa más oriental de Sicilia, la bahía de Naxos, el teatro y el castillo de Taormina, las playas de Mazzaro, el cabo de San Alessio, hasta las costas de Calabria.

Nada más llegar al pueblo encontramos la Plaza de San Antonio, construida en 1954 y desde la que se disfruta una estupenda vista de Taormina. Presenta el pavimento de mosaico en piedra tanto blanca como volcánica. Frente a la plaza encontramos la iglesia dedicada al mismo santo, que conserva los rasgos esenciales de la arquitectura sacra del sur de Italia, y ha sido recientemente transformada en Auditorio.

El producto típico del pueblecito es el vino de almendras, inventado por el sacerdote Vincenzo Blandano, que lo ofrecía a los turistas como signo de hospitalidad. Antiguamente la producción era artesanal, hoy es exclusivamente industrial. Sus ingredientes principales son las almendras y la esencia de naranja.

Vale la pena, para el turista que se acerque a la bellísima Taormina, dedicar un rato a la pequeña Castelmola, algo menos conocida y llena de turistas.

Originally posted 2009-01-30 13:45:46.

El Coloso de Rodas II

Noviembre de 2008: Según el alcalde actual de Rodas, se ha encargado al artista alemán Gert Hor de la reconstrucción de la estatua en su ubicación antigua. Dicha estatua, de un valor inicial de unos 200 millones de euros, medirá entre 60 y 100 m. (la original medía unos 30 m) y diversas organizaciones comerciales internacionales se ocuparán de financiarla. Según el artista, la nueva estatua, podrá ser recorrida por su interior por los visitantes.

De sus restos circularon varias historias. Que si permanece bajo las aguas del mar. Que si en el año 653 d.C. el califa árabe Moabiah los recuperó para vender los trozos en Siria… e incluso, el paso de los siglos ha hecho que incluso se haya llegado a dudar de su existencia real… hasta ahora.

La arqueóloga muniquesa Úrsula Vedder ha derribado todas las teorías que apuntaban a que el Coloso de Rodas se situaba en la entrada del puerto, aduciendo que realmente se encontraba en el Monte Smith en las cercanías de la capital. En aquel lugar se ha descubierto un complejo deportivo y un templo donde se celebraban competiciones dedicadas al dios Helios. El gran pedestal descubierto es el que la arqueóloga alemana considera que fue la base donde se sustentó el Coloso de Rodas pues según sus teorías el santuario que antes se consideraba estaba dedicado al Dios Apolo, podría haber estado dedicado al dios Helios.

Úrsula Vedder espera que en próximas excavaciones encuentren algunos de los restos del famoso Coloso de Rodas.

Originally posted 2009-05-27 20:49:25.