El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

August 9th, 2019:

Compartir el mar


 Todos conocemos aproximadamente la noción de compartir el automóvil con otras personas que cotidianamente hagan el mismo recorrido que nosotros, ya sea para ir al trabajo, a la escuela, o en una ruta que sigamos de forma reiterada, de forma que podamos invitar a otras personas a viajar con nosotros y de esta forma compartir los costos del viaje. Este tipo de iniciativa es económica y ecológica, pues evita el uso de otro vehículo y nos aligera los costos de transporte y viaje.

Lo interesante es que este tipo de iniciativas de compartir y ayudarse entre particulares, también existen en un sentido turístico. Así como existen sitios en que los particulares pueden entre ellos ofrecerse alojamiento en distintas formas (intercambios de casas cuando las dos familias se van de vacaciones, alquilar nuestro hogar mientras salimos, poner en alquiler una sola habitación de nuestra casa en temporada alta…) en la actualidad van surgiendo otro tipo de iniciativas que permiten compartir también la pasión por el mar y los deportes náuticos.

La aplicación Share my sea es un ejemplo francés de cómo entre particulares y gracias a un tercer actor que actúa como “certificador” de confianza, se pueden explorar muchas alternativas de diversión y placer acuático. El hecho de que muchas personas deseen conducir una embarcación y recorrer el mar y disfrutarlo, e incluso cuenten con la licencia o permiso requerido para conducir un barco pero no tengan los recursos económicos para adquirir una embarcación, y a la vez existan personas que por su edad o por sus compromisos familiares no utilizan sus barcos porque o les sale muy caro viajar solos o no desean hacerlo, puede reducir significativamente el uso de instalaciones náuticas y perjudicar muchas zonas y poblaciones turísticas ubicadas de cara al mar.

Es por ello que este tipo de aplicaciones que ponen en contacto a personas con intereses deportivos y marítimos semejantes pueden ser un respiro de aire fresco en el sector turístico y una forma diferente de aproximarse al mar en vacaciones. 

Originally posted 2016-10-06 10:04:11.

El lago Titicaca

Si, lo reconocemos, el nombre que le pusieron al lago no es el más apropiado para que cualquiera lo vaya diciendo a los cuatro vientos. Los niños incluso harían bromas de cualquier estilo.

Pero lo que sí es cierto es que el lago Titicaca es uno de los más grandes que podemos encontrar en Sudamérica, con 204 kilómetros de largo y 65 kilómetros de ancho. Atraviesa dos de los países más importantes de Sudamérica como son Perú y Bolivia.

Si planeas visitar el lago has de saber que podrás viajar por sus aguas, con guía o sin él, y podrás admirar de primera mano los recodos y aguas que tiene por distintos puntos de su cauce.

Las balsas que podemos utilizar para viajar pueden ser de dos tipos, las que navegan sobre esquís o bien las fabricadas con hierbas de totora, llamadas balsas de totora o “totoritas” o caballitos de totora como las hacían hace tres mil años.

Con respecto a los hoteles, éstos los hay de diversas categorías, desde los más caros con servicios exclusivos como spas, saunas, salas de meditación, etc. Hasta los más económicos.

Si vais de turismo allí no podéis dejar pasar la gastronomía tradicional tanto de Perú como de Bolivia donde destacan los platos de ceviche y trucha del lago.

Originally posted 2008-08-02 23:39:02.

Épocas del año para viajar.

Elegir la época en la que realizar un viaje puede no ser tarea fácil en determinadas ocasiones. Hay mil cosas que se deben tener en cuenta, el lugar que se quiere visitar, las expectativas que plantea el viaje, el presupuesto del que se dispone, las edades de los participantes y la disponibilidad de los mismos, entre otros muchos detalles.

Ciertos destinos turísticos están claramente condicionados por la época de año, tales como el Caribe o los países nórdicos, en los que hay que tener en cuenta, por ejemplo, la época de tornados y las horas de luz que ofrece el período en cuestión.

También es importante que se elija una época en la que las expectativas de los viajeros se vean satisfechas; es absurdo irse de crucero en octubre por el Mediterráneo si lo que se quiere es disfrutar del calor y del sol, para ello sería mucho más conveniente viajar en los meses de verano.

La edad de los participantes y sus obligaciones personales y laborales son un aspecto fundamental a tener en cuenta; normalmente las familias con niños viajan en verano, Semana Santa o Navidades, ya que es en estos per?iodos en los que los más pequeños de la casa disfrutan de vacaciones. Quien no quiera encontrarse con familias debe elegir la llamada “baja estación”.

Por último el presupuesto determinará también en gran parte nuestra elección, ya que en los meses más populares los precios sufren un considerable aumento, mientras que el resto del año podemos hacer que nuestro bolsillo sufra bastante menos.

Originally posted 2008-12-11 20:49:44.