El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

De Tarifa a Casablanca IV


Al día siguiente, lo primero que fuimos a visitar fue la antigua medina, una zona inmensa, llena de callejuelas repleta de tiendecillas, a modo de laberinto. La medina, es tremendamente genuina, a veces tienes que aguantar la respiración, por el olor putrefacto que desprendía alguna comida, como el pescado que vendían en unas especies de carretillas, sin ningún tipo de refrigeración, o gallos que estaban en jaulas, y mataban conforme los iban eligiendo.

Pero otras zonas sin embargo son para incentivar al olfato, como las tiendas de especias, o la multitud de puestecitos improvisados que te encuentras vendiendo caracoles, o tiendas repletas de aceitunas de un sabor increíble.

Y todas las demás tiendas, son de ropa, túnicas, sandalias, y artesanía del lugar, además de muchas muchas imitaciones.

Por poner ejemplos de precios, un bolso de piel, me costó 5 euros, y unas sandalias a 4, puedes encontrar múltiples precios, lo importante, como casi en cualquier país árabe, es saber el arte de regatear, pues es algo con lo que ellos disfrutan mucho, y además lo consideran como una rutina. Tu siempre ofrece la mitad de lo que te digan que cuestan las cosas.

Tras visitar la medina, aunque en un día nos no dio tiempo de verla entera, fuimos a almorzar, puedes comer un buen cous-cous, falafel o sawarma, casi en cualquier bar, y puedes comer dos platos con bebida y demás por cinco euros aproximadamente.

También fuimos a visitar la Mezquita de Hassan II, una verdadera obra de arte a orillas del mar, la verdad es que no tiene nada que ver cuando la ves en fotos, su grandiosidad sólo es apreciable cuando la tienes frente a ti.

Originally posted 2009-05-31 20:58:55.

Comments are closed.