El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Ecoturismo en Guatemala


El periódico The Guardian organiza desde hace algún tiempo una competición de escritores de viajes, y es así como encontré un artículo que nos habla de Guatemala como destino ecológico, y esto estaría demás decirlo quizás porque allí hay mucha selva y sería algo obvio, sin embargo, no por el hecho de tener un país, una extensa selva debe necesariamente darse por sentado que sus habitantes han tenido la capacidad de explotarla como un destino sustentable, y aquí veremos la historia de un pueblo que integró el turismo sustentable para pagar sus propias tierras, compartiendo con los visitantes, además, su cultura.

1

El Volcán Santa María se cierne por encima de la rica selva de Guatemala, y en los alrededores se puede ver aromáticas plantaciones de cacao que están a la espera de ser cosechadas.

2

En la roja tierra de la Finca La Florida, todo crece, aun cuando nadie se haya dado el trabajo de plantar nada. Los cultivos intencionados son los de café, cacao y nueces de macadamia, que aparentemente son otras plantas silvestres mas entre medio de tanta selva, pero no, son una fuente inimaginable de ingresos económicos para sus dueños.

3

Por el sector, lo único que se siente es olor a tierra mojada y se respira nada más olor a plantas, vislumbrándose las cascadas y las mariposas de color que pululan entre las varas de bambú, algunas enormes y gruesas. En el aire hay bastantes insectos.

4

La Florida se encuentra en las montañas de rainforested, al norte de Guatemala, a donde se llega por las vías de barro desde la pequeña ciudad de Colomba. Alguna vez este lugar, fue ocupado para la guerra civil por las 40 familias que ahora constituyen una granja colectiva, que finalmente fueron compradas con un préstamo del nuevo gobierno. Para los miembros de la cooperativa, esto es mucho más que simples tierras agrícolas, es también su recompensa después de muchos años de lucha y opresión.

El proyecto de ecoturismo comenzó a ayudarles para pagar sus préstamos, y sigue siendo una fuente vital de ingresos para el pueblo de La Florida. Por tan solo USD 10 al día, tienen ustedes alojamiento, tres comidas diarias proporcionadas por familias locales, y la oportunidad de experimentar la vida en la finca. Así como el trabajo agrícola, los visitantes pueden hacer pan, hacer queso o procesas el cacao para transformarlo en chocolate.

5

Los almuerzos con las familias locales, son en una cabaña de madera que seguramente pasara nublada por el humo de la madera y el olor a maíz cocido. Verán como se cuecen los frijoles en las ollas y las multitudes de niños que juegan a los trompos en el suelo de hormigón.

En medio del calor espeso de la tarde, uno se puede relajar en una terraza que puede llegar a recordar viejos tiempos. Hacia el atardecer, se sirven canastos de tortillas y cucharadas de verduras estofadas para cada huésped. Mientras comen, seguro podrán ver las estrellas a través de los huecos de las paredes.

Esto es el éxito del cooperativismo.

Fuente: TheGuardian, Fotos: flickr

Originally posted 2009-09-19 18:31:00.

Comments are closed.