El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

El Castillo de Colditz (III)


Otra historia cautivadora que gira en torno a las fugas del Castillo de Colditz, es la que habla del túnel francés, obra de los oficiales franceses que estuvieron a punto de lograr lo que hubiera sido la fuga más masiva de toda la guerra. Los 200 prisioneros franceses tenían un plan de fuga listo para cuando el proyecto del túnel estuviese listo.

1

Durante un período de ocho meses, los franceses crearon un túnel que iba desde la parte superior de la torre del reloj hasta llegar a la bodega por debajo del edificio. En el enorme proyecto participaron 31 hombres, y se generaron toneladas de escombros. Lo que es más insólito y para la risa, es que la excavación fue descarada, ya que el castillo hacía eco de los golpes y palazos todas las noches. Este estruendoso ruido era escuchado hasta por los alemanes, pero ni siquiera ellos pudieron saber de qué se trataba, o de donde provenía tal ruido, hasta veían como se acumulaban escombros por los lados del castillo y ni siquiera sus micrófonos daban con el lugar de las excavaciones.

Los ruidos se comenzaron a oír de día y de noche, por dentro y por fuera del castillo y los alemanes no lograban dar con el origen del ruido hasta que un oficial fue a buscar en el ático de la torre del reloj, y cuando miro detrás del reloj hacia abajo, vio algo que no debería haber estado allí: una escalera. Justo se encontró con un niño y lo bajo por el pequeño orificio hacia donde estaba la escalera. El niño, asustado le dijo que había prisioneros allí abajo, y así fue como se descubrió, en su última fase de construcción, el túnel que dejaría en libertad a cientos de franceses, descubriéndose incluso que había instalaciones de luz eléctrica en el subterráneo y hasta había un carro corriendo por la pista excavada.

Foto: flickr

Originally posted 2009-07-17 21:43:00.

Comments are closed.