El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

La grandiosidad de Namibia


Namibia, ubicado en el sudoeste de África, entre el río Orange en el sur y el río Kunene en el norte del país, es una árida tierra, extraña para viajar pero a la vez, muy fácil de recorrer.

Namibia es una tierra de contrastes y colores, además de ser uno de los países menos poblados del planeta. El viento del desierto azota la costa, provista por su efecto de innumerables naufragios que se han ido a parar al desierto de Namibia. Las dunas llegan a medir 150 kilómetros de ancho y 300 metros de alto. El color de la arena es entre rojo y naranja, y es también un desierto con una flora y fauna única en el mundo.

En Namibia habitan los animales más exóticos de la tierra, tales como leones, elefantes, cebras y jirafas, protegidos en el enorme Parque Nacional Etosha.

La gente del lugar podría decirse que es una mezcla de culturas, por la variedad de grupos étnicos que conviven pacíficamente, siendo que cada uno de los once grupos nacionales tienen su propia historia y cultura, la cual ni las leyes ni las costumbres más poderosas han podido erradicar de sus raíces, que se aferran con uñas y dientes a sus tradiciones.

El único gran problema de Namibia, como en casi todos los países de Sudáfrica, es la pobreza, los altos índices de natalidad, de enfermedades mortales como el Sida y la falta de educación. La única razón por la que las pestes no han erradicado a estas poblaciones del mundo, es porque la alta natalidad lo ha impedido, aún así, la naturaleza en su intento por sobrevivir puede llegar a fracasar si no se lucha contra esas graves enfermedades pronto.

Originally posted 2009-06-28 23:46:00.

Comments are closed.