El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Nápoles


Los edificios de Nápoles, presentan un aspecto entre fantasmal de día y vital de noche, pero todos estos edificios son bellos por dentro, y a sus pies encontramos grandes losas de piedra de lava que convierten a ese centro antiguo a calles sin aceras, y no hacen falta porque peatones y vehículos se entrecruzan en ese caos organizado, donde el peligro reside en observar las reglas de la rutina.

Estas calles, este centro de Nápoles, y por extensión, sus barrios y colinas de los alrededores, son un espectáculo de danza, de equilibrios imposibles, a las casas del barrio viejo  se accede a través de un portalón inmenso, que dan acceso a un patio interior.

Los napolitanos, prefieren no hurgar demasiado en la tierra, por lo que puedan encontrar, después de que los expertos hubieran encontrado los camerinos bajo la cama de la señora Luzia,  una de las entradas al teatro en un garaje donde todavía se aparca la vespa., encontraron 7000 pozos, regalo de los griegos y los romanos que canalizaban desde aquí las aguas para abastecer la ciudad y su periferia.

En vía San Pietro, merece la pena entrar en la librería Colonnese y empaparse del papel antiguo y el paseo debe seguir  por la Vía de Tribunali, la que fuera calle mayor de la época griega. Aquí todo se superpone y se aprovecha como en la misma Torre de los Anjou, en esta calle levantada a partir de unas columnas griegas. Un enorme portalón anuncia la entrada al Palazzo Spinelli, donde por encima del patio interior, un gran reloj de cerámica, casi cubierto de hierbas secas, se resiste a perder su colorido, más abajo en la misma calle, la iglesia Santa María Purgatorio, que exhibe pegadas a las escaleras que da acceso l templo unas calaveras de bronce, que la gente acaricia suavemente.

 

 

Originally posted 2009-03-23 17:23:08.

Comments are closed.