El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

No ser un turista en la habana


 

La realidad cubana resulta múltiple desde cualquier dirección que se la observe y no es menos misteriosa para el visitante la vida cotidiana de los cubanos. Pero todo itinerario cuenta con ciertos atajos para enriquecer la experiencia del viaje, si no queréis ser meros turistas y disfrutar de la habana que disfrutan los propios cubanos, de sus costumbres y sus misterios, de sus comidas y su carácter, os vamos a dar unos consejos para facilitar el acceso, y poder contemplar la capital cubana y sus gentes:

 En el centro de la habana:

Barrio Chino:

Se encuentra entre las calles Cuchillo y Zanja y es lugar de asentamiento de los inmigrantes chinos desde el siglo XX, se accede a este barrio por una gran puerta de tres secciones y tejados rojos, en honor a la población china, que conserva fiestas y tradiciones de su origen. Son muchos los restaurantes Chinos de propiedad privada que podremos encontrar en esta zona y tiene un encanto especial, el bulevar peatonal donde encontrar estos restaurantes con una decoración oriental al aire libre.

Callejón de Hammel:

Se encuentra entre las calles Aramburu y Hospital, es una zona que se ha convertido en un homenaje a la tradición africana y su música. Hay unos doscientos metros de murales, pintados por Salvador González, que ilustran los orishas y los ritos de Palo Monte, conviviendo en armonía con la revolución marxista. Además si tienes oportunidad, lo mejor es que vayas en domingo, y te encontraras con actuaciones de grupos de percusión y baile afrocubano.

 

Originally posted 2009-03-16 23:44:10.

Comments are closed.