El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Aventura

Vanuatu: Un destino imperdible


Las islas son un paraíso para los amantes de la aventura. En el archipiélago de Vanuatu hay un colorido parque natural compuesto por arrecifes de corales, volcanes burbujeantes y una exuberante selva. Los visitantes pueden ir hasta el cráter del volcán Yasur, citado como el volcán activo más accesible del mundo, además de ser un lugar perfecto para practicar kayak en las costas que rodean las islas, explorando reliquias de la Segunda Guerra Mundial o caminar y andar en bicicleta a través de extensas plantaciones de coco y la selva tropical.

van

Los que no quieren hacer mucho deporte ni agotarse sino solo descansar, entonces deben ir a relajarse en una de las muchas playas que hay sino ir a degustar las especialidades de la gastronomía multicultural de la capital, Port Vila, sino rentar un barco que vaya a pasearlos de una isla a otra.

El turismo se centra en las islas de Efate, Espíritu Santo y Tanna. Los visitantes internacionales llegan a Port Vila de Efate, y desde aquí pueden viajar en barco o avión para explorar el resto del país.

La isla de Vanuatu, fue en el pasado, el corazón de del Imperio Tonga. Durante el siglo XIX, las islas que componen Vanuatu, por entonces llamadas Nuevas Hébridas, fueron colonizadas por misioneros británicos y franceses, plantadores y comerciantes. Reino Unido y Francia acordaron un condominio en las dos islas.

Pero después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó una compleja lucha de poder entre los indígenas isleños y los intereses coloniales sobre el futuro, curso política y economía de las islas, Finalmente, la posición constitucional de las islas se liquido en 1977, en una conferencia entre los británicos, franceses y representantes de las Nuevas Hébridas, en París, lográndose la total independencia de las islas en 1980.

Vanuatu está a unos 2.250 km. Al noreste de Sydney, Australia, y a 800 kilómetros al oeste de Fiji. Las islas son de origen volcánico, es por esto que hay cinco volcanes activos en ellas. Las cadenas montañosas comprenden cerca de 40 islas y 40 islotes y rocas.

Los volcanes Ambrym y Lopevi están activos de forma permanente y peligrosa. El Lopevi se extinguió hace muchos años, pero se activo hace unos 50 años. El Yasur, del que hablábamos antes, es el volcán más atractivo y más visitado por los turistas. La mayoría de las islas son montañosas y densamente forestadas con bandas angostas de tierra que están cultivadas a lo largo de las costas.

Foto: flickr

Originally posted 2009-05-13 16:24:00.

Una excursión por el Monte Fuji (II)

Me encuentro de pie a un costado de la autopista Chuo, cerca de la estación de autobuses para recoger mi boleto que he reservado vía teléfono. Sudo por los 30° de temperatura y la alta humedad del ambiente, mientras me pregunto si mi cuerpo resistirá todo esto.

1 

Una buena manera de pasar el tiempo es ir desde el Lago Kawaguchi hacia el sendero que lleva al Monte Fuji, por los bellos paisajes que pueden encontrar ahí en la vía. Por ahí veo a un hombre con discapacidad en su pierna (que está cortada) mientras espera frente a un mostrador, mientras más allá veo a un hombre con discapacidad visual apoyado de una dama, caminando no se adonde. Japón es un país amigable con los discapacitados, proporcionándoles accesos especiales, y hasta personal que se dedica a ayudar a los discapacitados en las estaciones de trenes.

2 

Mi autobús es anunciado por el parlante y yo soy el primero que sube a bordo, pero mi puesto queda ubicado en el último asiento del pasillo lateral, frente a la puerta del baño. Maldigo el olor que sale y pienso que se trata de un mal comienzo para mi viaje. Un hombre de mediana edad se sienta junto a mí, mientras el autobús parte me pregunta dónde voy y me doy cuenta que habla inglés a un nivel razonablemente bueno. Lo felicito por hablar bien el idioma y seguimos conversando. El me dice que ha escalado el Monte Fuji en dos ocasiones, y me aconseja sobre como respirar para llegar bien a la 6° estación y irme acostumbrando a la altitud.

4

La ropa de este hombre es casual y la conversación decae al rato. Ya se empiezan a notar los 3 días del fin de semana largo que recién comienza, ya que hay una larga cola en algunos peajes. El viaje ya está llegando a su fin, pero ya se acerca una parada. El hombre saca una tarjeta de visita y me la da, en ella dice que es un profesor de la escuela de medicina y especialista en enfermedades respiratorias. Ahora su asesoramiento sobre técnicas de respiración me hace sentido. Resulta ser que el también tiene 3 hijos y vive en Tokio, ¡y yo que lo había juzgado como soltero por sus ropas y forma de actuar!.

5

Como en Kawachiko el autobús llego tarde, pierdo la conexión y tengo que esperar otros 40 minutos para encontrar la conexión de autobús con la estación de Yoshidaguchi 5. Cuando el autobús llega tomo un asiento y un colega indio, que es parte del grupo de la excursión, llega y se sienta a mi lado.

Se ven poco escaladores al inicio, y el me comenta que esta es la segunda vez que está subiendo al Monte Fuji. Sin embargo yo no recuerdo haberlo visto antes. Hay una profesora canadiense sentada tras de mí, acompañada de su novio ruso. Un estudiante de Kansas que estudia en Tokio comienza a hablar con ella y le cuenta acerca de su vida en Japón.

Vía: travelblog 

Originally posted 2009-07-29 20:56:00.

Increíbles historias de supervivencia (II)

Dos semanas en una cueva de hielo:

En 1982, Mark Inglis y Phil Doole subieron a lo más alto de la ladera de una montaña en Nueva Zelanda, más precisamente en el Monte Aoraki, cuando cayó una tormenta.

2

Los amigos, construyeron una cueva en el hielo y esperaron a que pasara la tormenta, pero pasaron 13 largos días antes que llegara la ayuda hacia ellos. Ellos sobrevivieron comiendo magras raciones, con el hacinamiento de la cueva perdieron la circulación de la sangre en las piernas, tanto así, que en uno de ellos tuvo que ser amputada una.

Esto no les quito las ganas de subir el monte, ya que ambos llegaron a la cumbre y en 2006, Inglis se convirtió en el primer hombre amputado que conquistara el Everest, perdiendo cinco dedos y más carne de sus piernas con la congelación, aunque ni un ápice de su fuerza de carácter.

Inglis le dijo al New Zealand Herald “Cuando uno pierde las piernas….algo como esto es un contratiempo menor, solo un bache en el camino, la verdad”.

Varados en los Andes:

Esta es una historia tan extraordinaria que ha generado varios libros, una película de Hollywood, un aclamado documental y una página web oficial que puede ser reconocida en una sola palabra: Alive.

Cuando el avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo se estrelló en Los Andes en Octubre de 1972, la historia debió haber terminado ahí, pero apenas comenzaba. De las 45 personas que estaban a bordo, 12 murieron en el accidente o poco después, otros cinco pasaron a la mañana siguiente de las lesiones, otro el octavo día y luego ocho en un alud posterior.

Las 16 personas restantes luchaban a través de un frío extremo y el hambre antes de recurrir al canibalismo de los que ya habían muerto.

Cuando se hizo evidente que ya no vendría ayuda, Fernando Parrado y Roberto Canessa emprendieron la excursión por la montaña y finalmente encontraron ayuda. La más reciente y posiblemente el más sensible relato de la saga de 72 días fue hecha el 2007 por Gonzalo Arija en el documental “Vengo de un avión que cayó en las montañas”.

Vía: bravenewtraveler

Originally posted 2009-10-06 22:30:00.