El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

columnas de basalto

Las Columnas de Basalto en la Calzada de los Gigantes (I)


La Calzada de los Gigantes, por siglos han maravillado a quienes las han visitado con su exuberante majestuosidad y misterio. Ubicadas en el corazón de Europa y en el noreste de Irlanda, estas formaciones rocosas, únicas en el mundo, conforman una costa que por millones de años han sido una defensa natural contra la ferocidad de las tormentas del Atlántico. Las columnas son tan simétricas que no dejan de sorprender. Mirarlas es dar un viaje en el tiempo, moviendo las fibras más profundas de la imaginación y la creatividad.

1

Desde el año 1986 que la Calzada de los Gigantes son un centro abierto para los visitantes, entrando a la vez en el convenio de Patrimonio Mundial por su invaluable aporte a la cultura universal.

Las instalaciones del Centro de Causeway ahora incluyen oficinas de Información Turística, oficina de cambio de moneda, servicio de reserva de alojamiento, una sala de presentaciones audiovisuales y una tienda de souvenirs. Los custodios de la Calzada de los Gigantes y de la Tienda Tea Rooms son el National Trust. Desde el centro de la Calzada hay un servicio de autobús que sale cada ciertas horas.

2

Cuando se descubrió este sorprendente fenómeno natural en 1693, se produjo un verdadero revuelo social, ya que hasta el día de hoy no se sabe si la Calzada fue obra de muchos hombres que trabajaron con picos y cinceles, o si fue la naturaleza, o obra de un gigante.

Todas las conjeturas han alimentado mitos y leyendas alrededor de estas enormes rocas. Nada como esto se había visto antes. El uso turístico de la calzada no comenzó sino hasta 1740, y más de treinta años después, el francés Demarest anuncia que el origen de esta Calzada es obra de la actividad volcánica. Con esta teoría comienza a hilarse una historia científica más seria en torno a esta inigualable obra natural.

Foto: flickr

Originally posted 2009-07-10 23:09:00.

Las Columnas de Basalto en la Calzada de los Gigantes (II)

Para entender cómo se formaron estas curiosas rocas de formas perfectamente simétricas, debemos remontarnos a unos sesenta millones de años atrás, cuando hubo una intensa actividad volcánica que obligo a las rocas a fisurarse para enfriarse, formando esta extensa meseta de lava.

1

El espectacular acantilado que está en el borde de la meseta, forma la costa de Causeway. Hubo tres periodos de actividad volcánica, que dio lugar a los flujos de lava, más conocidos como Bajo, Medio y Alto basaltos.

Es en el período Medio cuando las rocas de basalto formaron las columnas de la Calzada de los Gigantes. El rápido enfriamiento de lava y las variaciones de velocidad en el enfriamiento provoco la famosa estructura columnar que vemos hoy en día.

Las columnas son hexagonales, aunque hay algunas con un máximo de ocho partes. La erosión de la parte superior y inferior de las rocas de basalto forman la cama basáltica, una banda de roca rojiza que es muy característica de la zona. La acción del clima ha creado formaciones circulares alrededor de una pepita de basalto más conocidas localmente como “ojos gigantes”.

Algunas formaciones con nombres populares son las pilas Chimenea, el Arpa, el Órgano y la Joroba del Camello. La zona es un paraíso para las aves marinas como el fulmar, los petreles, los cormoranes y la pelusa.

El Patrimonio Nacional ha realizado un inventario de las plantas más raras e interesantes que han sobrevivido a los pies de muchos miles de visitantes. Entre ellas se incluyen los tréboles, orquídeas y grandes extensiones de mar Campion, entre otras especies.

Plantas hay en todas partes, algunas visibles a simple vista, o tras con lupa y otras entremedio de las columnas. Al salir del lugar, muchos miran sobre sus hombros y logran ver con los ojos medios cerrados, la forma del gigante Finn McCool erigida como una obra de arte.

Foto: flickr

Originally posted 2009-07-11 15:40:00.