El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

hoteles de lujo

Hotel Adlon Kempinski Berlín, Alemania


Cuando se trata de ubicación y poder de estrella, no compiten en Berlín con el Adlon. Este hotel, construído en 1907, es el hotel más opulento del mundo, famoso por Greta Garbo, donde iba para estar sola, y donde Michael Jackson mostró a su bebé a través del balcón. La propiedad original sobrevivió milagrosamente a la Segunda Guerra Mundial, para caer en mal estado y ser eventualmente demolida a mediados de los años 80. Pero el 1997 la nueva Adlon abrió en toda su antigua gloria, a pocos pasos de la Puerta de Brandenburgo.

157-adlon-kempinski-d

Las habitaciones son de gran estilo europeo, con cortinas pesadas, un montón de muebles de madera pulida y colchas acres con modelos de buen gusto. Los cuartos de baño son igualmente bellos, con pisos de madera oscura, espejos y amplias bañeras, atractivas y profundas.

En 2003, el hotel presentó un nuevo anexo, el Palacio Adlon, pero en frente de las habitaciones del edificio de más edad todavía existen las mejores vistas de la Pariser Platz. Las suites presidenciales son de 2000 pies cuadrados, colindando con salas de vapor, mayordomos al servicio y ventanales grandes.

Cuando se trata de servicio, el personal del Adlon es cortés y reservado. Demás está decir que los conserjes son casi inquietantemente eficientes y multilingües. Ellos tienen todo perfectamente organizado, desde los fuegos artificiales para un gran evento hasta las giras privadas.

En julio del 2008, llegó a bordo del Markus Lück como subdirector gerente, añadiendo años de experiencia a la ya excelente administración de clase mundial.

El jefe de cocina del Adlon, Thomas Neeser se ha ganado una estrella con el restaurante del hotel, Lorenz Adlon, por sus exquisitos platos de inspiración francesa, como el venado frito con salsa de alcachofa y albaricoque, de los cuales hay incluso cursos de cocina disponibles.

Cuando terminen la cena, pueden tomar el elevador especial ubicado en cada piso a través de las 28 habitaciones, o pasar al Adlon Spa para un masaje, o tomar un baño de inspiración romana.

Vía: forbestraveler

Originally posted 2009-06-23 18:13:00.

Hotel Gran Bretaña, Atenas, Grecia

El Hotel Gran Bretaña se erigió en respuesta al Ritz. Este histórico gran hotel data de 1842, cuando era una residencia privada que se convirtió en hotel tres décadas más tarde. Antes de los 100.000.000USD invertidos en la renovación del hotel, se redujo el número de habitaciones y se mejoro los espacios públicos para la preparación de los Juegos Olímpicos del 2004. El Gran Bretaña surgió como la morada preferida para los monarcas, políticos y estrellas del pop. Su ubicación es una de las razones: directo a la plaza Syntagma, frente al Parlamento Griego y cerca de todo, o casi, incluyendo la Acrópolis, el Museo Histórico Nacional y la Ciudad Vieja.

149-grande-bretagne-d

Las reformas del hotel redujeron el número de habitaciones de 360 a 321, haciéndose ambientes más íntimos y espaciosos. El piso inferior de las habitaciones da a la encantadora Plaza de la Constitución. Las habitaciones del piso superior miran hacia la Acrópolis. Todas las habitaciones están decoradas con madera oscura parqués, cortinas pesadas de bordes dorados y muebles de madera, además de baños con mármol color crema, mientras en el sexto piso hay aireadas terrazas, lo suficientemente grandes como para acoger una cena al aire libre.

El servicio del Gran Bretaña tiene un enfoque como el líder de mercado que es. Formal y preciso, el hotel esta supervisado por un pequeño ejército de funcionarios, uniformados centinelas en la puerta con tropas de sirvientas, además de camareras. El servicio es del estilo de la vieja Europa, con mucha clase.

El hotel reúne toques modernos que abarcan todo el hotel, que tiene un enorme vestíbulo con tapices del siglo XIII y una nueva azotea al aire libre con vistas directas a la Acrópolis. La piscina de la azotea y su restaurante y bar adyacente permiten ver el Spa del Hotel GB, uno de los pocos verdaderos oasis de lujo de la ciudad. Incluso desde otros lugares, una bebida en el vestíbulo del hotel a nivel del GB Corner es una parada para ver y ser visto desde todas partes de Atenas, si no la propia Grecia. El extenso menú de cocina mediterránea no es malo tampoco.

Originally posted 2009-06-21 20:34:00.

The Fairmont Banff Springs, Alberta, Canadá

Continuando con los hoteles más interesantes del mundo, aquí encontré este hotel, situado en el centro de una exuberante vida silvestre de Alberta, viéndose a simple vista como un Castillo de Disney, con un toque de barón escocés. Recorrer el hotel es impresionante, por su sinfín de escaleras, techos abovedados, columnas de piedra y la renovada imagen que costó 2,3 millones de USD en 2003. Este lugar es de la recreación, al aire libre, que ofrece el privilegio de beber en el aire limpio de las rocosas montañas canadienses.

87-fairmont-banff-d

En la parte inferior de la escalera del Fairmont hay acogedoras habitaciones con vista a las montañas, los tejidos y muebles. Sin embargo, acogedor significa en este caso, pequeño, ya que no es de grandes dimensiones y algunas habitaciones vienen con vistas al estacionamiento. Vale la pena pagar un dinero extra para pasar la noche en una habitación que refleje el estilo arquitectónico del hotel. Los tejidos, mezclados con rayas negritas y motivos florales suaves casi imperceptibles al ojo, hacen ver el lugar más amplio. Sin embargo, para obtener mucho más espacio, hay habitaciones tipo suite.

El personal de servicio siempre tiene una sonrisa amable y una actitud que va más allá de lo esperado, aunque no espere ver a la misma persona dos veces, a menos que se quede a hospedar más de una semana.

No se pueden perder el Salón del Patrimonio, ubicado en un balcón con vistas al vestíbulo, que tiene una historia ilustrada de la cultura de las montañas. Para descansar, pueden relajarse en una de las tres piscinas o la caída de agua mineral que ayuda a calmar los dolores musculares o probar la última novedad del masaje en el spa, que comienza en los pies terminando a la parte superior del cuerpo. Sin embargo, a pesar de todas las comodidades, la gente viene por la recreación que se ofrece aquí: esquí, hoyos de golf, mountain bike y juegos de bolos, además de paseos en teleférico hasta la ladera de la montaña. Los restaurantes son interminables aunque se llenan de todos modos si es que el hotel está lleno.

Vía: forbestraveler

Originally posted 2009-06-22 17:56:00.