El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Lisboa

Lisboa


Lisboa sorprende.
Es una capital grande pero cómoda. Tiene un aire decadente pero una red de transporte público ágil y moderna. Encuentras tranquilidad de día y todo el barullo que quieras de noche.
Su construcción, frente al Tajo y sobre siete colinas, unido a la luz que le aporta su latitud, provoca que desde cualquier punto mínimamente alto puedas observar unas vistas realmente espectaculares.
La visita diurna exige ineludiblemente un paseo por La Baixa, al menos por la Rua Augusta hasta la Praza do Comercio. Observaréis cómo se alternan boutiques modernas y franquicias actuales con tiendas de siempre y podréis fotografiar o utilizar el magnífico elevador de Santa Justa.
La Catedral (Sé), el Barrio da Graça, Alfama o el Castillo, requieren también una estancia y paseo en horas de sol, sin perjuicio de que si os gusta el fado, volváis también a Alfama en la tarde-noche. Y por supuesto Belem, con el Monasterio de los Jerónimos, la Torre y el Monumento a los Descubridores. De día también conviene visitar el antiguo recinto de la expo, donde la modernidad más rabiosa tiene lugar en el centro comercial Vasco da Gama y todas las instalaciones anexas, a las cuales tienes acceso desde la magnífica estación de metro de Oriente, obra de Calatrava.
Para comer bacalao, sardinhas, arroz de tamboril y todo el pescado y marisco fresco que se os ocurra, pero también platos sorprendentes de carne, como el cerdo a la alentejana, y todo ello regado con buenos vinos, a veces tan sencillos como el vinho verde, y por poco dinero.
La noche empieza en Chiado y se alarga en los bares, restaurantes y clubes del Bairro Alto. Cada uno una sorpresa. Y si aún quedan fuerzas, las Docas a la orilla del Tajo alberga pubs y discotecas abiertos hasta el amanecer, así como la estrella, Lux, junto a la estación de Santa Apolonia.
Bella, divertida, moderna, cómoda, y tan cercana y económica. Un imprescindible

Originally posted 2008-04-03 14:37:55.

Lisboa, el vecino interesante II

La baixa pombalina: Este es un importante distrito de Lisboa, y resume la ciudad el siglo XVIII, cuando se ordenaron reparar los daños del terremoto de 1755 edificios edificando sobre las ruinas una perfecta cuadricula de calles y por cualquiera de ella se llega a la plaza do Comerço.

Como decíamos anteriormente no podemos perdernos la rue Garret, que se trata de una vía peatonal del barrio de Chiado, donde debemos entrar en el café A Brasileira y la libreria Bestrand.

También debemos ir a la plaza del comercio de la que hablábamos antes, además en el número tres de esta plaza podemos encontrar el café Martinho da Arcada, ante frecuentado por escritores y hoy un restaurante de platos típicos.

Otro lugar que visitar sin duda es el Monasterio de los Jerónimos, que es la obra cumbre del estilo arquitectónico manuelino, propio de Portugal e iniciado en tiempos del Rey Manuel I

Tampoco debes perderte el probar los dulces de Belém, que podemos encontrar en la pastelería de la familia Alves y se encuentra en la rua de Belem a la que llaman " la oficina segredo", por elaborar sus tartitas de crema con una receta secreta.

Son muchos los monumentos que podemos visitar en Lisboa y muchos los cafés, restaurantes y comercios de los que podemos disfrutar, lo que es seguro es que en esta maravillosa ciudad no nos vamos a aburrir, tanto si queremos disfrutar de su historia, de su turismo, de sus gentes o incluso de sus noches, pues Lisboa es una ciudad llena de vida y llena de magníficas oportunidades

 

 

Originally posted 2009-04-06 18:53:24.

Lisboa, el vecino interesante

 

Si quieres conocer una bonita ciudad, en un país que no encontrarás muy lejano, Lisboa es una gran opción, Lisboa conocida, como “la ciudad blanca”, por sus casas encaladas y su gran luminosidad. Hay miles de recorridos que hacer por esta maravillosa ciudad, recorriendo los céntricos barrios de Estrela, Chiado, Baixa o Belén, asomarnos a los miradores del antiguo barrio árabe de Alfama, ubicado a los pies del castillo Sao Jorge.

Las románticas calles de Chiado acogen hoy la Lisboa más actual, superado el incendio que lo devastó en 1988, el barrio de ha transformado en el centro financiero y comercial de la ciudad, entre un incesante ir y venir de gentes, se alternan comercios familiares, lujosas tiendas, grandes almacenes y oficinas.

Además el viajero puede coger el tranvía 28, atravesando con el, el Chiado, donde arranca la popular Rua Garret, una calle peatonal que rinde homenaje al escritor y poeta Pessoa con una broncínea estatua a tamaño natural.

Podemos entrar en el café a Brasileira, que te adentrará a la Lisboa de inicios del siglo XX, conservando la fachada estilo art nouveau y un interior presidido por un cuadro de Almada Negreiros, que muestra a Pessoa en una de las mesas.

En el número 17 de la calle Garret se ubica una de las librerías más antiguas de Lisboa, fundada en 1732, y tras esta visita se dejará atrás el barrio de Chiado y por vías peatonales como la calle do Carmo se entra en la plaza de Dom Pedro IV, nombre oficial de la popular Rossio y centro del barrio de Baixa

 

 

Originally posted 2009-04-06 18:39:34.