El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

malaga

San Luis de Sabinillas


      San Luis de Sabinillas está ubicado entre Algecira y Estepona, en la provincia de Málaga. Es un pueblo de 5200 habitantes que pertenece al Municipio de Manilva.

      Este pueblo de la Costa del Sol, es muy tranquilo y es ideal para tomarse unos días de descanso y desconectarse del resto del mundo. No cuenta con muchas actividades turísticas ni culturales, pero además de disfrutar sus coloridas playas podremos visitar “El Castillo de la Duquesa”, que es una fortaleza que fue restaurada en el siglo XVIII y que hoy en día es ocupada por algunas oficinas municipales, y donde se celebran diversos eventos culturales.

      Sabinillas no es un pueblo muy histórico, ya que sólo cuenta con algunos monumentos y unos pocos edificios viejos, entre ellos la Iglesia de Santa Ana. Es una de las construcciones más antiguas de San Luis de Savinillas que data del 1800, y está ubicada en la plaza del pueblo. Aquí también se encuentran la Oficina de Correos, la farmacia y la parada de Taxi.

      Este pueblo costero cuenta con numerosos restaurantes de que ofrecen comida de mar, entre ellos se destacan “Mary y Mar” y “Restaurante Vinamar”. Ambos se encuentran sobre el paseo marítimo, uno al lado del otro, y siempre son muy concurridos, sobre todo en época de temporada alta, por ello es aconsejable hacer reservaciones con antelación. Si prefieres otro tipo de menú, encontrarás numerosos restaurantes y bares donde podrás degustar los más variados menús, la mayoría se encuentran sobre el paseo marítimo.

      Las playas de Sabinillas son muy tranquilas y seguras. Cuenta con guardacostas y salvavidas, además de espacios creados para niños de todas las edades. Paseando por la playa podremos disfrutar de los pintorescos botes de pescadores y viviendas típicas de pescadores que dan más color a este lugar.

      Todo esto hace de San Luis de Sabinillas un lugar ideal para visitar. Es muy tranquilo y sus playas, junto con sus bares y restaurantes son un sitio perfecto para disfrutar del sol y del verano.

Originally posted 2008-05-12 12:13:03.

Marbella

     Marbella es una localidad de la provincia de Málaga, cuyas costas están bañadas por el Mar Mediterráneo. Es uno de los lugares preferidos por los turistas de todo el mundo, donde el mar y las sierras se combinan para el deleite de todos aquellos que la visitan.

     La costa de Marbella tiene una longitud de 26 kilómetros y cuenta con el Paseo Marítimo, un lugar lleno de bares, pubs, restaurantes y tiendas. A lo largo del Paseo Marítimo nos encontramos con la Avenida del Mar, famosa por tener una colección de 10 esculturas de bronce de Salvador Dalí.

     El Casco Histórico de Marbella es uno de los más bonitos de España. En el centro de éste se encuentra La Plaza de los Naranjos, rodeada de pintorescas terrazas, restaurantes y tiendas. El edificio del Ayuntamiento se ubica en la Plaza de los naranjos, y es un edificio que fue mandado a construir en el siglo XVI.

     En el Casco Antiguo también encontraremos, entre otras cosas, los restos de un castillo árabe que data del siglo X, la Ermita de Santiago y la Casa del Corregidor. Esta última fue construida en el siglo XVI y se destaca por su estilo gótico y renacentista.

     Puerto Banús se halla, en coche, a 10 minutos de la ciudad de Marbella o si lo preferimos, podemos salir en barco partiendo desde el Puerto Deportivo de Marbella a precios muy accesibles. Una vez allí, disfrutaremos de los mejores restaurantes, tiendas, numerosos pubs y discotecas. Es un lugar muy chic y lleno de glamur, con los yates más lujosos del mundo y coches de último modelo.

     Otros sitios que no nos podemos perder son el Jardín Botánico El Ángel, el Museo del Bonsái, el Parque Arroyo de la Represa y las visitas guiadas gratuitas de las Termas Romanas,  de las Villas Romanas y de la Basílica Paleocristiana.

Originally posted 2008-04-24 22:39:09.

Feria de Málaga 2008

La semana pasada cogí un avión y me fui a Málaga, a su Feria de Agosto para disfrutar de una auténtica fiesta.

Durante la mañana me dediqué a recorrer museos y monumentos de cita obligada, como el Museo Picasso Málaga para deleitarme con algunas de sus obras, como ¨La niña y su muñeca¨, ¨Madre y niño¨, ¨Rostro¨y ¨Bañista¨, entre otras tantas. Además de la exposición permanente de las obras de Pablo Picasso, su museo cuenta con exposiciones temporales de otros artistas.

Muchos no entienden el arte de las obras de Picasso, y por ende no son de su devoción, algunos lo entienden pero simplemente no les gusta, y otros tantos les gusta… pero no lo entienden. Picasso, digan lo que digan, es un gran maestro.

Los otros museos que visité fueron el Museo de Arte y Costumbres Populares, el Museo Casa de Muñecas, La Casa natal de Picasso, el Museo de Ciencias y el Centro de Arte Contemporáneo. Todos ellos, valen la pena conocer.

Luego visité la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro, ambos son legados de los musulmanes. la Alcazaba está compuesta por dos recintos amurallados y en su interior se encuentran el Palacio y los patios de Los Surtidores, de los Naranjos, y de la Alberca, además de un barrio de viviendas. Para ir al castillo de Gibralfaro, se puede hacer a través de una coracha que une a éste con la Alcazaba. Este castillo fue construido en el siglo XIV con el objeto de albergar a las tropas y proteger a la Alcazaba.

La Catedral de Málaga es imponente y aunque no está terminada, ya que falta el remate de la fachada principal y finalizar la torre sur, su arquitectura y lo que alberga la hacen uno de los monumentos históricos más bonitos de Málaga. En ella se encuentra el Museo Catedralicio y está ubicada en pleno centro de la cuidad.

Las calles de Málaga se encuentran adornadas por innumerables palacios como el de la Aduana, el de Miramar y el Palacio Episcopal que alberga el Museo Diocesano y se utiliza en la actualidad, como sala de exposiciones.

Otra cosa que no hay que perderse es el Teatro Romano, y la Plaza de Toros La Malagueta y su museo.

Por las tardes, luego de la hora de la comida, me dediqué a disfrutar de la Feria en su esplendor. Y aunque me perdí la noche de inauguración (fuegos artificiales, música y diversión incluidos), y la Romería; disfruté de las calles del centro con la Calle Marqués de Larios como principal atrayente. Los bares, cafeterías y casetas brindan un amplio menú de tapas y vinos para su degustación, acompañados de música y un ambiente de fiesta espectacular.

El Real de la Feria de Málaga está compuesto por casetas, paseos y diversas atracciones, donde la entrada en todas las casetas es libre y gratuita para poder disfrutar de todo clase de música (flamenco, malagueñas, sevillanas, etc.). Tiene una duración de 9 noches.

A pesar de tanta fiesta, también tuve tiempo de ir a la Playa de la Malagueta, que es ahí donde se inaugura el comienzo de la Feria cada año.

El último día de mi estancia decidí tomar un autobús y dirigirme al pueblo de Coín, que se encuentra a 1 hora en autobús y a 30 minutos en coche, de la ciudad malagueña. Debo decir, que me encantó ese pueblo pintoresco adornado de gente linda y simpática, además de sus bares, restaurantes y plazas. Y hablando de bares, conocí por casualidad a uno llamado ¨La bellota¨, donde sirven unas tapas deliciosas y la atención es inmejorable.

Ya estoy reservando mis días para la Feria de Málaga, en Agosto del próximo año!Málaga.

Originally posted 2008-08-27 16:47:00.