El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

nueva york

El Tribunal de Standford, Renaissance Hotel en San Francisco


El Tribunal de Stanford parece tener todo a su favor. Está en un hermoso edificio antiguo situado en la parte superior de Nob Hill. Un nuevo propietario intentó invertir USD 34 millones para que en un principio se renovara completamente el lugar, habilitándolo como un hotel. Pero entonces la economía cayó a pedazos, y el nuevo propietario decidió postergar sus planes, lo que dejó varias preguntas acerca del futuro de la propiedad.

1

 

La Ubicación: Si no te incomoda caminar, puedes encontrar muchos hoteles notables en los barrios de San Francisco. Chinatown, Union Square, Pacific Heights y el edificio de ferrys están dentro de un paseo común. Por la entrada del hotel pasan tres líneas de teleféricos, así que no cuesta mucho llegar al lugar.

La habitación: En los últimos años han surgido varias ideas de renovación. Todo lo moderno, lo tradicional y lo más elegante finalmente se combina en una armonía perfecta.

2

El baño: Sólo pude reservar en la habitación para discapacitados, ya que en ese minuto no había más. La presión del agua fue horrible por la mañana, al igual que lo fue en la noche, después de la clase de gimnasia. Las cubiertas de mármol y los fragantes artículos de tocador intentaban disimular en cierta forma el mal rato.

En la sala de servicio no pude encontrar un número de la central para llamar por teléfono, la cocina de piñones con salsa de frambuesa demuestra que hay creatividad en la cocina. Sin embargo, sin entrar a criticar con dureza, hay mucha desorganización y desorden. Todavía falta mucho para llegar a ofrecer un servicio de hotel de buen nivel aquí, más con el precio de las habitaciones dobles, que parte en los 146 euros.

Vía: nytimes

Originally posted 2009-08-15 18:06:00.

Mal comportamiento en buenos hoteles: Historias sabrosas

Siempre las historias de mal comportamiento en los hoteles nos han llamado la atención, y con razón, si casi siempre quienes protagonizan estos bochornosos incidentes son estrellas de Hollywood y conocidos artistas que se endiosan como si fuesen de lo más perfecto, y ya ven, como se comportan a veces en los más lujosos hoteles.

1

Un día antes de la premier europea, en el 2008, de la exitosa película Batman, The Dark Knight, el actor, Christian Bale fue detenido en el Hotel Dorchester de Londres, siendo acusado de asalto. El mundo entero celebró a este intruso de salón que defendió aparentemente a una damisela, tratando de ayudarla al verla en apuros en el piano del bar. Pero no, al parecer, el actor tuvo una rabieta con su madre y su hermana en la habitación del hotel.

2

Es común que las estrellas de rock tiren el televisor por la ventana, o la torta que han encargado a su habitación vuele por los aires hasta llegar a la piscina del hotel o el bar es tan común que casi es un cliché mencionarlo. Lo mismo pasa con las sobredosis de heroína en los baños de mármol y en los mini bar. Ya nada de esto sorprende.

3

Los hoteles de lujo ofrecen anonimato, intimidad y escape, dice Steven Ferry, que como Presidente del Instituto Internacional de Butlers, ha capacitado a personal de las más exclusivas propiedades del mundo. “Pero la combinación de riqueza y anonimato, a veces conduce a una mala conducta. El secreto de un buen hotel es mantener estas historia en secreto”.

4

Los hoteles han visto extraños incidentes relacionados con los clientes a través de los años, pero, al igual que los mayordomos de primera clase, todo se maneja con discreción, no revelándose el quien, donde, qué y cómo. Afortunadamente, la lista es extraña, cursi y oscura, ya que nadie sabe a ciencia cierta todas y cuantas historias guardan los mejores hoteles.

5

Hasta aquí, con Batman y la estrella de Gladiador, Russell Crowe, se vio que coinciden en gustos guerreros al verse a este último en una extraña lucha con arma mortal en el Hotel Mercer de Nueva York en 2005. ¿El arma mortal? Un teléfono. El australiano Crowe, estuvo en Nueva York para rodar una película de boxeo, Cinderella Man, pero no pudo obtener una conexión telefónica con su esposa en Australia. Crowe se quejo con la recepcionista, pero al ver que el problema no se solucionaba de inmediato, tiro de inmediato el teléfono a la cara del conserje del edificio. Luego arrojo un plato de cerámica. Entonces, empezó el teatro.

En el 2005, Naomi Campbell supuestamente golpeo a la actriz italiana Yvonne Scio en el hermoso Hotel Edén de Roma. La causa habría sido que Campbell fue a recoger a Scio para ir a una fiesta juntas, pero se enojó al ver que Scio llevaba un vestido igual que ella.

El ex vicepresidente demócrata John Edwards en el Beverly Hilton Hotel protagonizo una trifulca interesante en agosto del 2008. Edwads, felizmente casado, en plena campaña, fue sorprendido por un tabloide de periodistas que participaban en una reunión secreta del hotel con una rubia divorciada que alego ser su amante, incluso con un hijo que había engendrado con ella.

Al ser sorprendido, Edwards corrió y se escondió en la habitación de un hombre en la planta baja del hotel, con los reporteros siguiéndolo, hasta que los guardias del hotel rescataron la cara hecha trizas del ex senador, quedando fuera de la vida política.

Originally posted 2009-07-09 17:39:00.

Los mejores cruceros citadinos (II)

Continuando con la primera parte de los mejores cruceros citadinos, debo decir que los hay también temáticos, como el que recorre Portland, Oregón. A bordo del Spirit Cruise se conoce varias pistas de baile, cubiertas de mármol y una surtida selección de bares.

crui

La langosta es la tentadora oferta gastronómica de Maine en Portland. Las mejores escenas costeras se encuentran en la Casco Bay, llena de barcos de pesca y numerosas islas, que van desde la comunidad de Diamante Cove (el antiguo emplazamiento de Fort McKinley) a Beachy Long Island, que se separó de Portland en 1993. Se puede llegar a estas islas a través de las líneas que sirven Casco Bay. Los barcos están equipados con cubiertas, sobre las cuales se puede saborear una cerveza BYOB y se puede obtener magnificas vistas.

En La costa atlántica, los Bostonianos pueden observar la ciudad a bordo del yate Puerto Elite, muy bien equipado con una sala de cóctel que esta siempre con un mantel blanco y servicio de comedor dispuesto con exquisitas parrillas de filete mignon y salmón para los comensales. En la costa oeste, Aolani Cruceros ofrecen aventuras de observación de ballenas y sabrosos tacos de pescado y cócteles a bordo de un catamarán.

Ningún itinerario de cruceros urbanos, como es de suponer, es completo sin un viaje alrededor de la Gran Manzana. Pasear por ella “es como ir en el rápido y elegante buque de las familias ultra acomodadas, como los Rockefeller”, dice el propietario Scarano. “Es un ambiente de lujo con la caoba, teca o moqueta”. En el cristal del mirador, los pasajeros pueden disfrutar de meriendas y bocadillos, mientras observan la bienvenida de la Estatua de la Libertad.

En la ciudad de Nueva York, la gente de mar bebe una cerveza sobre el crucero que navega en el río Hudson, y Scarano dice “es maravilloso estar en esas goletas elegantes”, “a bordo de ellas la vela va muy animada, y con el soplo del viento, el barco se siente despegar. Es emocionante obtener una vista que muy pocos experimentan de la ciudad de Nueva York”.

Yo creo que navegar donde sea, cuando el paisaje es agradable y el anochecer iluminado, la experiencia vale la pena de ser vivida.

Vía: Forbestraveler, Foto: Flickr

Originally posted 2009-05-28 23:55:00.