El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

viajes curiosos

No ser un turista en la habana


 

La realidad cubana resulta múltiple desde cualquier dirección que se la observe y no es menos misteriosa para el visitante la vida cotidiana de los cubanos. Pero todo itinerario cuenta con ciertos atajos para enriquecer la experiencia del viaje, si no queréis ser meros turistas y disfrutar de la habana que disfrutan los propios cubanos, de sus costumbres y sus misterios, de sus comidas y su carácter, os vamos a dar unos consejos para facilitar el acceso, y poder contemplar la capital cubana y sus gentes:

 En el centro de la habana:

Barrio Chino:

Se encuentra entre las calles Cuchillo y Zanja y es lugar de asentamiento de los inmigrantes chinos desde el siglo XX, se accede a este barrio por una gran puerta de tres secciones y tejados rojos, en honor a la población china, que conserva fiestas y tradiciones de su origen. Son muchos los restaurantes Chinos de propiedad privada que podremos encontrar en esta zona y tiene un encanto especial, el bulevar peatonal donde encontrar estos restaurantes con una decoración oriental al aire libre.

Callejón de Hammel:

Se encuentra entre las calles Aramburu y Hospital, es una zona que se ha convertido en un homenaje a la tradición africana y su música. Hay unos doscientos metros de murales, pintados por Salvador González, que ilustran los orishas y los ritos de Palo Monte, conviviendo en armonía con la revolución marxista. Además si tienes oportunidad, lo mejor es que vayas en domingo, y te encontraras con actuaciones de grupos de percusión y baile afrocubano.

 

Originally posted 2009-03-16 23:44:10.

No ser un turista en la Habana IV

 

En el vedado:

Cementerio de Colón:

Se encuentra en la calle Zapata, haciendo esquina con la calle 12.Es un cementerio construido en el año 1871, su entrada es un arco bizantino con tres puertas, precedida por un grupo escultórico de mármol. Tiene una estructura amplia, de campamento romano, dividida en cuatro sectores. Mausoleos y copias de mansiones de estilos diferentes, construidos en mármol o granito.

Si tenemos la opción de que un guía nos acompañe, conoceremos un buena serie de leyendas y mitos populares, entre los que destaca la "Milagrosa", que es la tumba de Amelia Goire, muy visitada por los cubanos y también las de Lezama Lima Carpentier y otros personajes de la historia reciente cubana.

Agromercado del Vedado:

Se encuentra en la calle 1 con B, y es un lugar indispensable para hacerse una idea de la vida cotidiana  de los cubanos, donde la población se abastece de frutas, verdura, carnes y flores.

Los productos se venden en moneda nacional que son los pesos, y para que os hagáis una idea un euro, equivalen a unos 30 pesos cubanos, por lo que los productos os resultarán muy baratos.

La exhibición de una gran cantidad de fruta y verduras, a cual más sabrosa, le tentará en todo momento, mientras pasea por el mercado. Lo mejor es el regateo y el humor cubano en la diaria lucha por la subsistencia, y lo peor las ofertas que os encontraréis del mercado negro, que conviene desestimar

 

.

 

Originally posted 2009-03-18 20:42:05.

No ser un turísta en la Habana III

Otras de las muchas  zonas interesantes que visitar, alejándonos del bullicio de los turistas, en la zona de la Habana Vieja, además de las mencionadas son las siguientes:

Centro Wifredo Lam: 

Lo podemos encontrar en la calle San Ignacio, esquina a Empedrado, muy cerca de la catedral, y es hoy en día una galería dedicada al pintor cubano Wifredo Lam que aportó a las tendencias artísticas del momento una visión mestiza original. Es un centro dedicado a la divulgación de las artes, y lugar de encuentro de artistas de todo el mundo a su paso por la Isla. Cuenta también con exposiciones permanentes y es posible adquirir la obra gráfica tanto de pintores contemporáneos como algunos clásicos del arte cubano.

Casa Museo de Lezama Lima:

En la calle Trocadero, 162, la modesta casa de este escritor cubano, que estuvo proscrito por el régimen cubano, durante unas décadas. La visita no sólo tiene interés literario, sino también pictórico porque atesora una gran cantidad de obras que sus amigos, los mejores artistas cubanos de la época, le regalaron.

Convento de Santa Clara:

En la calle cuba, 610, podemos encontrar este convento construido en 1644, y fue el primero de clausura que hubo en la habana, y el edificio fue vendido al Estado en 1922 y destaca por la profusión de artísticos trabajos de carpintería, y aunque está en estado de reconstrucción, es accesible en buena parte, especialmente su claustro antiguo, que conserva un ambiente fresco y misterioso. Hoy día es un centro de restauración.

 

 

Originally posted 2009-03-17 18:46:04.