El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Tarraco: la Tarragona romana


Tarragona es una ciudad-balcón abierta al Mediterráneo. Eso fue precisamente lo que atrajo e impresionó a los romanos que atracaron en su puerto. Así podemos disfrutar de un gran legado arqueológico y monumental de la ciudad. Por allí pasa la Vía Augusta, donde quedan las ruinas del anfiteatro.

anfiteatro tarragona El Anfiteatro fue construido en la segunda mitad del siglo I d.c. y está situado junto al mar. En él se celebraban las luchas de gladiadores. Sobre la arena y la gradería se pueden ver los restos de la Iglesia de Santa María del Miracle.

No podemos perdernos el Circo y el Pretorio romano. El circo acogía las carreras de carros y quedó en parte enterrado en el siglo XVI por las nuevas construcciones que se fueron levantando. El Pretorio o castillo del Pilat, acoge hoy el Museo de la Romanitat, desde el que se accede a una galería subterránea.

Completaremos nuestra visita con las Murallas, cuya construcción data del siglo III a.c. En su origen tenían una longitud de cuatro kilómetros, aunque hoy sólo se conserva uno. En 1932 se creó a sus pies un paseo arqueológico, desde el que se domina gran parte de la ciudad. Podremos adquirir una entrada conjunta de todos los recintos del Museo de historia (anfiteatro, foro, circo y pretorio) por 9€. Echa un vistazo a su página web.

También podemos visitar su Catedral, de transición del románico al gótico. En su interior destaca el retablo gótico de Santa Tecla. También es interesante le claustro y el alto campanario. Y para los que quieran profundizar en la materia, pueden visitar el Museo Nacional Arqueològic, levantado sobre un lienzo de la muralla, que exhibe objetos recogidos de las excavaciones.

Originally posted 2008-05-23 10:15:13.

Comments are closed.