El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Lisboa

Lisboa sorprende.
Es una capital grande pero cómoda. Tiene un aire decadente pero una red de transporte público ágil y moderna. Encuentras tranquilidad de día y todo el barullo que quieras de noche.
Su construcción, frente al Tajo y sobre siete colinas, unido a la luz que le aporta su latitud, provoca que desde cualquier punto mínimamente alto puedas observar unas vistas realmente espectaculares.
La visita diurna exige ineludiblemente un paseo por La Baixa, al menos por la Rua Augusta hasta la Praza do Comercio. Observaréis cómo se alternan boutiques modernas y franquicias actuales con tiendas de siempre y podréis fotografiar o utilizar el magnífico elevador de Santa Justa.
La Catedral (Sé), el Barrio da Graça, Alfama o el Castillo, requieren también una estancia y paseo en horas de sol, sin perjuicio de que si os gusta el fado, volváis también a Alfama en la tarde-noche. Y por supuesto Belem, con el Monasterio de los Jerónimos, la Torre y el Monumento a los Descubridores. De día también conviene visitar el antiguo recinto de la expo, donde la modernidad más rabiosa tiene lugar en el centro comercial Vasco da Gama y todas las instalaciones anexas, a las cuales tienes acceso desde la magnífica estación de metro de Oriente, obra de Calatrava.
Para comer bacalao, sardinhas, arroz de tamboril y todo el pescado y marisco fresco que se os ocurra, pero también platos sorprendentes de carne, como el cerdo a la alentejana, y todo ello regado con buenos vinos, a veces tan sencillos como el vinho verde, y por poco dinero.
La noche empieza en Chiado y se alarga en los bares, restaurantes y clubes del Bairro Alto. Cada uno una sorpresa. Y si aún quedan fuerzas, las Docas a la orilla del Tajo alberga pubs y discotecas abiertos hasta el amanecer, así como la estrella, Lux, junto a la estación de Santa Apolonia.
Bella, divertida, moderna, cómoda, y tan cercana y económica. Un imprescindible

Originally posted 2008-04-03 14:37:55.

La fábrica de cerveza Carlsberg, Dinamarca

El eslogan de Carlsberg dice claramente “probablemente la mejor cerveza del mundo” (debe ser porque en cosa de gustos es todo tan subjetivo), el cual invita a conocer este mundo cervecero a través de una visita guiada que los llevará por el Centro de Visitantes de Carlsberg en Copenhague.

1

Carlsberg fue fundada en 1847 por JC Jacobsen, quien instaló la cervecera, convirtiéndose además en una parte importante de Dinamarca y los negocios internacionales. JC Jacobsen contribuyó generosamente a la vida cultural y social en Dinamarca, cosa que los distingue como empresario ya que no todos tienen el valor y el arrojo de aportar algo que beneficie a la sociedad entera, además de la imagen de su propia empresa. Este curioso personaje estaba profundamente involucrado en la reconstrucción del Castillo de Frederiksborg, donde está el Museo de Historia Natural que saca a la luz toda la fascínate historia de Dinamarca.

Otro proyecto donde JC Jacobsen dejó su sello es el Jardín Botánico de Copenhage. En realidad, la casa verde fue diseñada por JC Jacobsen inspirada en el Crystal Palace Inglés.

El hijo de Carl Jacobsen, quien fue fundador de la nueva fábrica de Cerveza Carlsberg, se dedico de lleno al arte. Carl Jacobsen también dono mucho dinero a The Little Mermaid en la ciudad de Copenhage en 1913, fundando incluso el NY Carlsberg Glyptotek, que es uno de los mejores y más reconocidos museos de Dinamarca.

Una visita por Carlsberg es fundamental para comenzar el recorrido de degustación de las mejores cervezas del mundo, o aunque no sean las mejores, al menos probar algunas de las buenas.

Foto: flickr

Originally posted 2009-08-03 23:42:00.

Las Galápagos II

Tras unos días en Santa Cruz, la isla más habitada y punto de partida para la mayoría de barcos de crucero, nos preparamos para otro traslado marítimo, hacia otra isla capaz de seducir a cualquier visitante. Isabela, la más grande de todas las islas, y la que encierra el secreto, junto a Fernandina, sobre el origen volcánico del archipiélago.

Desde San Cristóbal, pasando por Florentina y Santa Cruz, hasta llegar a Isabela, el viajero siempre se hallará en un terreno de origen volcánico. Las rocas eruptivas forman mosaicos irregulares e inestables a nuestro paso, cientos de colinas, cerros y montañas nos indican la presencia de chimeneas y volcanes mimetizados y cerca del mar encontramos las huellas fosilizadas de coladas de lava que se paralizaron en su contacto con el pacífico .Eso sí, antes de llegar a Isabela, todas estas pistas están envejecidas, erosionadas y algunas veces borradas, pero en Isabela todos estos elementos son visibles, por la génesis del archipiélago.

Las Galápagos, nacieron hace cinco o seis millones de años, y a partir de su formación, por el movimiento de las placas, las islas se fueron desplazando en dirección sureste hacia el continente americano. Es por esto que San Cristóbal, en el extremo oriental, es la isla más antigua de las Galápagos y la más cercana a la costa americana, en cambio Isabela y Fernandina, en el extremo occidental, son las más jóvenes y todavía están en proceso de formación, y es fue bajo ellas se encuentra el punto caliente que ha gestado todas las islas desde el interior de la Tierra.

 

Originally posted 2009-03-21 20:04:34.