El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Europa

San Petersburgo, un museo al aire libre


Cuando visitamos algunas ciudades y queremos conocer un poco más de su cultura solemos visitar sus museos, pues bien, en San Petersburgo no es necesario, es un museo al aire libre. La belleza de sus iglesias, catedrales, edificios, palacios, canales y puentes.

san pe monsaterio

 

Se respira arte y tranquilidad por sus calles. Hay muchos museos en San Petersburgo. Los más destacados son el Museo del Hermitage y el Museo Ruso.

San Petersburgo es la segunda ciudad en importancia de Rusia.

Si desea asistir a una misa ortodoxa y escuchar un coro (es una experiencia impresionante y también muy buena para entender más la gente rusa), puede hacerlo en cualquier iglesia, que no es un museo (San Nicolás, San Vladímir, Catedral de Kazan…).

san petersburgo

 

Con respecto al alojamiento, hay de distintos precios según la categoría, pero para conseguir algo no demasiado caro, es conveniente reservar por lo menos un mes antes. La mayoría de los turistas que llegan con un tour organizado se aloja en enormes hoteles construidos en la época soviética, que están fuera del centro, pero depende el tiempo de nuestra estadía esto no es lo más aconsejable.

san

 

Los platos de la cocina típica rusa son muy ricos, pero también tienen bastantes calorías, porque en invierno se necesita más energía. Hay muchos sitios en la ciudad para probar la cocina rusa, accesibles a cualquier bolsillo, desde los “bistros” económicos, sitios de comida rápida rusa y sitios de “blinis” (crepes) hasta los restaurantes caros y exclusivos. Y desde luego, estando en Rusia se vuelve casi una obligación probar su famosísimo vodka.

Originally posted 2008-11-12 00:22:31.

La historia de la Sirenita

Cuenta la leyenda que las sirenas son mitad mujeres y mitad peces que encandilan con sus cantos a los pescadores incautos y que, si caes en sus redes, desaparecerás por siempre de la tierra.

Andersen escribió en 1813 un cuento infantil sobre una sirenita que se enamoraba de un humano y que era capaz de aventurarse a un  mundo que no conocía para poder ser feliz con su amado.

Es así como, en Copenhague se cuenta la historia, como la de una muchacha que renunció a su vida por el amor. Y es por eso que en la ciudad podemos encontrarnos la estatua de una mujer mirando hacía el mar, sabiendo lo que ha dejado atrás pero sin arrepentirse de ello. Esa es la forma en la que Copenhague rinde homenaje a la figura de la sirenita y al escritor que la creó.

La figura, conocida como La Sirenita o, como los daneses la llaman Lille Havfreu (la pequeña dama del mar), pesa 175 kgs y mide 1,25 m. Fue creada por Edgar Eirkssen basándose en su propia esposa y colgada en 1913 sobre una piedra a la entrada del puerto de la ciudad.

Sin embargo, aunque nosotros pongamos muy bien a la estatua, no podemos negar que es una de las que más vandalismos ha sufrido a lo largo de la historia. De hecho, el último conocido data de 2007 cuando la pintaron de rosa completamente. Una estatua cuyo significado ya se ha perdido y, quién sabe, quizás haga falta un “príncipe” que despierte esa leyenda que guarda.

Originally posted 2008-05-26 16:59:54.

Capri

La isla está situada frente al cabo Campanella, que cierra el golfo de Nápoles por el sur, y que es visible desde los acantilados de Sorrento. Tiene sólo 17 kilómetros de perímetro, repletos de calas, grutas, playas y puertos deportivos. La joya turística más apreciada de la gruta azul, situada al noreste de la isla, y dos pueblos Capri y Anacapri.

En sus acantilados aparecen formaciones calcáreas que le dan un aspecto un tanto primitivo y en las colinas apenas hay pinos, en el interior, las mismas parras de vid, los mismos limoneros, los mismos olivos, las mismas buganvillas que en Procida o Ischia.

Capri es una inmensa montaña y la única manera de ver bien la isla es desde las cumbres, hasta donde suben pequeñas camionetas y motocarros-taxi para llegar a Anacapri .Aquí están parte de los comercios y hoteles y un caminito a las sombras de las acacias por entre villas particulares y tiendas de ropas, perfumes, licores y recuerdos y alguna que otra terraza que mira a un mar de azul intenso.

Este es el paseo de Axel Munthe, al final del cual se encuentra la casa museo del famoso escritor  humanista, autor de " La historia de San Michel", y es aquí precisamente donde uno se da cuenta de que Capri tiene sentido desde esta casa, desde sus maravillosos jardines, cuidados con auténtico mimo, paseando entre esculturas y fuentes.

La casa museo, hoy residencia del cónsul sueco en la isla, representa uno de esos lugares, que para determinadas personas, resultaría el enclave perfecto donde pasar el resto de una vida, sin desear o necesitar ningún otro paisaje.

Tal vez lo más imperfecto, son los grandes cruceros que quedan abajo, fondeando delante del puerto, que en cierta manera afean el panorama

 

 

Originally posted 2009-03-22 20:22:44.