El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

January 20th, 2019:

Pompeya: una ciudad romana petrificada


Todos conocemos la historia de Pompeya. En la época romana, en el año 79 d.C., una erupción del Vesubio cubrió Pompeya y los alrededores con una capa de ceniza y rocas que lapidó la zona. Así se han conservado perfectamente intactos los edificios de la ciudad. Es la mejor manera para volver con nuestra imaginación al pasado y conocer las costumbres de los antiguos romanos.

pompeya En el momento de la erupción del volcán, Pompeya era una ciudad próspera y floreciente. Un centro comercial durante ese período romano, con una población que rondaba los 250.000 habitantes. Aún se pueden recorer sus principales calles, foros, templos, villas y tiendas que son testimonio de una ciudad rica y llena de vida. Tiene una extensión de unas 66 hectáreas, de las que se han excavado 50.

El concepto de las excavaciones ha evolucionado. Antes sólo se extraían los objetos y piezas de arte que se encontraban bajo tierra. En este momento el objeto es restaurar los edificios, recolocando los elementos y objetos decorativos encontrados dentro de su contexto para recrear el escenario original antes de su destrucción.

Pompeya se encuentra muy cerca de Nápoles. Situada en la región de Campania y con más de un millón de habitantes, es la ciudad más grande y más famosa del sur de Italia. Es una gran metrópoli desde la antigüedad, con una importante tradición artística, cultural e histórica. Una preciosa bahía, bañada por el intenso mar azul, su horizonte delimitado por Posillipo, sus islas, la Península de Sorrento o el Vesubio, son algunos de los elementos que contribuyen a la fama de la ciudad.

La entrada a los restos arqueológicos cuesta 11€ par los adultos y 5.50€ para niños y jubilados. Además de Pompeya, se puede visitar Ercolano, Oplontis o Stabia, con importantes restos arqueológicos. Para más información, visita la web oficial de los lugares de Pompeya.

Originally posted 2008-08-13 17:43:36.

Viajar con niños

Partiendo de la premisa de que viajar con niños no es fácil, yo creo que he encontrado una buena solución para ello. Los papás que quieran viajar con su prole ya no están obligados a limitarse a alquilar un apartamento en el que permanecer encerrados una semana o quince días, donde de todas formas tendrán que limpiar, cocinar y entretener a los más pequeños de la casa. Tampoco tendrán que elegir entre viajar sólo la pareja o ir todos juntos al pueblo con los abuelos. Existen los cruceros.

En principio la palabra crucero puede sonar “cara”. Nada más lejos de la realidad. Conozco familias de cinco miembros que por 1.600 euros han pasado una semana recorriendo el Mediterráneo en un barco de lujo, con todos los gastos pagados (no están incluidas bebidas alcohólicas ni refrescos) y con niñera incluida. Es decir, pagan sólo los adultos, los niños pagan sólo el seguro y algún impuesto, pero no pasa de los 100 euros.

Las ventajas de hacer un crucero con niños son innumerables. Desde el ya comentado precio (además los niños pagan la mitad en las excursiones a tierra organizadas por el barco) hasta el servicio de entretenimiento a bordo, que divide a los pequeños por grupos de edades manteniéndolos entretenidos con todo tipo de actividades; juegos, canciones, disfraces, dibujos, manualidades,… incluso les dan la merienda y organizan cenas exclusivas para ellos. Así los papás están tranquilos, disfrutan del barco y pueden relajarse… y yo diría que no hay precio que pueda pagar esa paz.

Originally posted 2008-11-08 15:19:50.

Berlín: Barrio de Mitte

Cuando el muro cayó en 1989 y la ciudad se reunificó, el este de la ciudad volvió a recuperar su posición de centro histórico, político y monumental. Desde entonces el distrito de Mitte se ha convertido en un eje de la ciudad. Para quienes van a quedarse pocos días en Berlín, lo mejor es que se centren en esta parte.

brandenburgo Junto a la puerta de Brandenburgo, el edificio del Reichstag. Un edificio cargado de historia que ahora está coronado por una futurista cúpula de cristal diseñada en 2001 por Norman Foster. Hay que hacer cola para subir y escalar su rampa en espiral.

Al sur, bordeando el Tiergarten, el parque más grande de la ciudad, se puede visitar la Puerta de Brandenburgo y la Pariser Platz, llena de turistas y velotaxis. Desde allí, puedes ir caminando hasta el monumento al Holocausto. Se trata de un monumento de 2700 pilares de cemento levantado en memoria de los judíos asesinados en la Segunda Guerra Mundial. Andando por la avenida Ebert podrás podrás tomar un aperitivo en Müsli to go Wellness (un picoteo sano de muesli con yogur, requesón, frutas…)

sony center Cerca de la avenida Ebert, se encuentra Potsdamer Platz, llena de restaurantes, museos y clubs. Bajo la carpa de cristal del Sony Center, en un lateral, hay una antigua habitación rococó protegida por una vitrina. Se trata de lo que queda del lujoso hotel Esplanade, bombardeado en la Segunda Guerra Mundial y trasladado aquí. El resto está en el interior del restaurante Kaiseraal y del Café Josty.

Podrás caminar por el Paseo de los Tilos (Under den Linden), un boulevar de kilómetro y medio que llega a la puerta de Brandemburgo y hasta la catedral de la ciudad, en la Isla de los Museos. Allí encontrarás algunos de los mejores edificios como la Alte Bibliothek o la Universidad Humboldt. Es el mejor lugar para adquirir tu recuerdo de Berlín.

Originally posted 2008-04-28 09:36:52.