El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

De Tarifa a Casabanca II


En el camino que separa Tánger de Casablanca, además de encontrarte multitud de policías, intentando multarte, podrás ver un mundo activo en el campo y en los pueblos que  sorprende.

Los campos recuerdan a la España de la época del franquismo, cuando las personas araban las tierras con ayuda de bueyes y mulas, y eran las manos de los trabajadores las que realizaban todo el proceso de plantación  y recolección. Son mujeres sobre todo las que trabajan en este medio, encontrando también en menos cantidad la presencia de hombres e incluso de niños.

Los niños además de poder observarlos trabajando en los campos, también podemos encontrarlos sentados en los caminos viendo como pasan los coches, o simplemente caminando o jugando, dando a entender que toda su vida la pasan en las calles y caminos, llegando a sus casas ya para la hora de cenar y dormir.

Ya por la noche, y teniendo en cuenta que aquí en Marruecos el horario, es de dos horas menos que en España, empezamos a divisar barrios de chabolas que te daban la “bienvenida” a Casablanca, y ya entrando podías intuir que se trataba de una gran ciudad, con muchos habitantes, y grandes dimensiones, y la verdad es que no nos equivocábamos.

Ya por las calles de la ciudad, dejando las chabolas atrás, se divisaban infinidad de camionetas y furgonetas que amontonaban unos innumerables paquetes apilados unos encimas de otros, en las puertas de una especie de talleres, donde se observaban alfombras colgadas, y unas cuatro o cinco personas alrededor de las mesas, cociendo a mano o bordando, la verdad es que desde el coche no se podía apreciar con detalle.

Originally posted 2009-05-30 20:42:05.

Comments are closed.