El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Delft, que visitar


Un paseo entre canales:  Delft es una ciudad llena de canales, como si de una Venecia cualquiera se tratara, y sus paseos por los canales es algo que no podemos perdernos para poder ver esta ciudad desde un encanto especial. Podemos embarcar en el Delft Blue Line, que no es otra cosa que un programa que ofrece un recorrido en barco por el casco antiguo de la ciudad y que puede culminar en la fábrica Royal Delft, con una visita guiada que incluye la entrada a los talleres, el museo y la sala de exhibiciones.

El palacio Prinsenhof: En su interior se encuentra el Museo de Historia de Delft, que en sus orígenes había sido un monasterio fundado en 1403 en honor a Santa Ágata. Más tarde las monjas se trasladaron a una de sus alas al otro lado de la plaza, lo que ahora es el Museo Etnológico de Nusantara, que cuenta con una colección de máscaras, relieves, telas, joyas e instrumentos musicales traídos de Indonesia por los comerciantes de la compañía Holandesa de las Indias Orientales

La cerámica Royal Delft:  De todos es sabido que la ciudad de Delft es famosa por sus productos de cerámica, durante años, esta cerámica ha sido sinónimo de calidad y refinamiento, por lo que es posible encontrarla en los palacios de toda Europa. Decorada a mano y cocida en hornos especiales, esa cerámica requiere un cuidadoso proceso para alcanzar los estándares de calidad que se le reconocen internacionalmente.

El mundo Vermeer: Uno de los principales personales vinculados a Delft es el pintor Johannes Vermeer, que utilizó las calles e interiores de la pequeña villa como motivo o fondo de muchos de sus cuadros, el Centro Vermeer ofrece un excitante viaje por la vida y obra de este genial pintor, conociéndose más sobre él, su mentor y las historias que hay más allá de sus obras

 

 

Originally posted 2009-03-30 23:00:29.

Comments are closed.