El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

El templo de Artemisa I


El Templo de Artemisa dedicado a la diosa Artemisa, denominada Diana por los romanos, fue comenzado por el rey Creso de Lidia y duró unos 120 años. De grandes dimensiones y hermosa arquitectura, era considerada una de las siete maravillas del mundo.

Salvaje, independiente y de una fuerza y belleza superiores. Así aparecía Artemisa, la diosa de la fertilidad, la caza y la guerra, en la mitología griega. Hija de Zeus y hermana gemela de Apolo, es una de las doce grandes divinidades olímpicas. Artemisa era una diosa indomable, que no sólo daba la vida, sino que también la quitaba. En su honor, y para apaciguarla, el rey Creso de Lidia mandó erigir el templo de Artemisa en Éfeso. En el interior de este santuario se hallaba la estatua de Artemisa, una obra de dos metros de altura en madera de vid revestida con plata y oro.

El templo estaba compuesto por numerosos edificios, que los arqueólogos denominaron con letras sucesivas  y se encontraba en la antigua ciudad de Éfeso, en Turquía.

El lugar sagrado de Éfeso era mucho más antiguo que el templo y había sido ya objeto de veneración por las poblaciones locales que practicaban allí el culto a la Gran Madre o Cibeles, culto al que después se asimiló el de Artemisa.

La construcción del edificio requirió muchísimo tiempo, como hemos dicho y se afirma que los trabajos prosiguieron durante 120 años. Y que fueron varios los arquitectos que los dirigieron.

 

Originally posted 2009-05-21 23:01:13.

Comments are closed.