El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Lanzarote


En mi segunda visita a las Islas Canarias escogí Lanzarote. Por su fama de tranquilidad y por la belleza sin par de la que todo el mundo habla. Y así es. Además del seguro de sol que se hizo lema de dicho archipiélago.

La capital Arrecife, que merece una visita sobre todo por sus Castillos de San José y San Gabriel, deja paso a zonas turísticas para que los visitantes busquen alojamiento. Al tradicional Puerto del Carmen se le han sumado en los últimos años Costa Teguise, Playa Blanca del Sur y el Puerto Calero.

La obra del malogrado César Manrique preside y da personalidad a toda la isla, conjugando perfectamente el paisaje con el arte. Los Jameos del agua, el Mirador del Río o su propia Fundación (la que fuera su casa), sorprenden por esa perfecta armonía entre lo artificial y turístico, sin destrozar para nada lo autóctono.

A su lado, la belleza salvaje y sin manipular de la Cueva de los Verdes, El Golfo y su laguna, los Hervideros del Agua o las playas y acantilados de Famara (en la foto). Y el rey, el volcán, el Parque Nacional del Timanfaya, que te traslada a otro mundo, a otro planeta, o a la luna. No en vano los paisajes de Lanzarote han sido escogidos por directores de cine para películas tan conocidas como El Planeta de los Simios.

PC110061

La gastronomía con su papas, mojos, conejo, pescados como la vieja o el antoñito, las lapas, los vinos de la Geria, la belleza de localidades como Teguise o Yaiza, sus mercados.

La gente, suave y amable. El buen trato al visitante.

Una delicia para todos los sentidos.

Originally posted 2008-04-18 16:16:43.

Comments are closed.