El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Roma: Ángeles y demonios secretos (III)


En la Piazza Barberini y la Plaza de Capuchinos, hoy vemos una obra maestra de Bernini, la fuente de Triton (Merman), donde corren chorros de agua en el aire desde un conducto que sale desde sus labios.

Aquí fue donde Dan Brown perdió una oportunidad de oro para trabajar en la parcela de la Cripta de los Capuchinos, una espeluznante serie de capillas decoradas con los huesos de los cráneos de los monjes muertos aquí. A pocos metros de Vía Veneto, por debajo de Santa María Immacolata Concezione.

BA5ANN

En cuanto a la Iglesia Santa María del Popolo, que data del siglo XI y sustituye al santuario construido para exorcizar al fantasma Nero, se ve una decoración hecha por titanes del arte renacentista y barroco, entre los que se incluyen Caravaggio, Pinturricchio, Sansovino, Rafael y Bernini.

La Capilla Chigi, diseñada por Rafael y terminada por Bernini, conmemora a Agostino Chigi, un banquero famoso del Renacimiento por celebrar fiestas fastuosas en su casa junto al río. Como todo emperador perverso, mandaba a sus agentes a tirar los platos sucios de plata en el Tiber luego de cada uso, y obvio que no había tontos ya que un poco más abajo instalaban redes para recuperar estos valiosos utensilios.

La Necrópolis del Vaticano, contrariamente a lo que dice el libro, se puede recorrer su historia a través de escalofriantes 1900 años atrás, ya que hay enterradas callejuelas de cementerios y mausoleos pagados y cristianos. Los héroes de la película bajan a través de la Necrópolis del Vaticano en un intento por frustrar una infame trama que pretende salvar miles de vidas.

Según se dice, hubo un milagro que hizo aparecer un muro rojo detrás de la Necrópolis, muro que fue descubierto en 194, en la antigua cubierta de graffitti peregrino.

Vía: travelandleisure

Originally posted 2009-07-25 17:46:00.

Comments are closed.