El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

castillos

La Isla de Korcula


En la costa sur de Croacia, el aumento del Adriático es la Isla de Korcula. La isla cuenta con hermosas montañas bajas, bosques de pinos, olivares y el aroma de las hierbas silvestres.

1

Situado a 47 km de largo y 6 a 7 km de ancho, es uno de los más grandes de la isla croata. El principal encanto se está encantadora isla es la ciudad de Korcula, una ciudad medieval amurallada que sobresale hacia el canal Paljesac.

2

La Torre Revelín, construida en el siglo XV, es hoy en día la tierra que marca la puerta de entrada de la Ciudad Vieja.

3

Había una vez un puente levadizo que fue reemplazado por escaleras cuando la amenaza de invasión se redujo. El símbolo de Venecia, que es el león alado de San Marcos, se puede ver por encima del arco. Las vistas desde la parte superior de la torre son hermosas y ofrecen un panorama de 360 grados sobre la ciudad, así como de sus atractivos tejados.

4

Es probable que el edificio más importante del casco antiguo de la ciudad sea la Catedral de Sveti Marko, la cual fue construida en el siglo XV al más puro estilo gótico renacentista. El principal portal fue construido por Bonino de Milán, en 1412, forjando las características de Adán y Eva a los lados, y por encima el de San Marcos.

5

En la fachada hay un hermoso rosetón de pliegues. La arquitectura veneciana es más evidente en las calles alrededor de la Catedral San Marcos, donde hay varios edificios góticos renacentistas y lugares barrocos construidos para la aristocracia de Korcula.

Frente a la catedral se encuentra el Palacio Arneri, con su encantadora fachada barroca y el claustro renacentista. La ciudad de Korcula también es popular por la Moreska, que es un tradicional baile de espadas común de todo el Mediterráneo y que data de los siglos XII y XIII, los cuales se volvieron populares en Korcula a partir del siglo XVI. Esta danza probablemente se originó en España, inspirada en el gran conflicto que existió entre moros y cristianos.

El mejor momento para ir es entre los meses de abril a julio, sino entre septiembre y octubre. En esta isla hay tan solo unos pocos hoteles, por lo tanto, asegúrate de reservar uno antes de viajar.

Vía: wayfaring

Originally posted 2009-08-08 01:08:00.

Qué ver en Dublín (II)

Al igual que hicimos en un artículo anterior sobre Dublín, queremos recomendarte más destinos interesantes que visitar en la ciudad para que vayas sabiendo lo que te puedes encontrar allá.

Siguiendo con los lugares a visitar tenemos:

Castillo Malahide. Este castillo no fue solo una residencia sino que también fue una fortaleza y quizás por eso puedes encontrar un estilo arquitectónico extraño, mezcla de sus dos papeles contrapuesto que tuvo durante su vida.

Mansión de Newbridge.
Es una mansión del siglo XVIII a unos 20 kilómetros de Dublín y una de las mejores que nos recuerda cómo se vivía y construía en esa epoca. Si te gusta la historia no puedes olvidarte de visitarla porque se conserva bastante bien y es un claro ejemplo del estilo antiguo de irlanda.

Trinity College. Es la Universidad de Dublín donde encontrarás un campus lleno de edificios y grandes espacios verdes para descanso. Visitar ese lugar es como si fueras a otro reino porque el ambiente no es tan rígido y puedes encontrarte una gran cultura en los paseos. Desde luego, las horas se te pasarán volando paseando por este campus y seguramente repetirás.

De este lugar te recomendamos el Libro de Kells, un manuscrito ilustrado con motivos ornamentales, realizado por monjes celtas hacia el año 800 que se encuentra actualmente en la Biblioteca del Trinity College.

Pequeños pueblos cercanos a Dublín.
Son destinos poco conocidos y visitados pero que coservan muchas costumbres y monumentos de varias decenas de años atrás. Si tienes tiempo, prueba a acercarte a alguno de ellos.

Originally posted 2008-11-02 14:09:47.

Alojamiento en casas nobles de Alemania (II)

El contacto con los nobles varía ampliamente. Algunos duques y varones invitan a los huéspedes a tomar una copa y conversar, mientras otros apenas socializan con un saludo y se van rápido a sus casas.

1 

3

2

 

Uno de los nobles más amigables puede ser Schloss Ludwigseck, situado en el Castillo von Gilsas, a unos 4.000 acres del bosque, cerca de Bad Hersfeld, a unos 90 minutos en automóvil desde Frankfurt. En la fortaleza hay alrededor de 30 habitaciones, en su mayoría de la señora Von Gilsa, una experta decoradora de interiores, y también está repleta de reliquias familiares.

4

5

El Castillo Alemán se encuentra sobre un escarpado acantilado cerca del bosque donde alguna vea Caperucita Roja. Hoy en día, el sitio es una belleza que se perdió de vista, una piedra de cazadores perdidos, aunque es fácil imaginar los días aquellos cuando el aire se llenaba del sonido de las trompetas y los ladridos de perros de caza.

6

7

Dentro de los pasillos está repleto de varias generaciones de astas de ciervos y pavos salvajes de peluche, catalogados cuidadosamente con nombres y fechas. Viajar al cuarto de baño compartido por la noche se siente como un paseo por el Museo Americano de Historia Natural.

8

El Castillo Von Gilsas data del siglo XV. Sus actuales ocupantes lo heredaron hace cinco años por parte del Sr.Von Gilsa y la familia se trasladó con sus cuatro niños pequeños a vivir allí.

Como le ha pasado a la mayoría de los nobles, Von Gilsas decidió convertir una habitación de su castillo en una hospedería, sirviéndole los ingresos para los gastos de mantención, calefacción y otros ítems. El Sr. Von Gilsa no tuvo más elección cuando se le comenzaron a acumular las deudas y se vio incapaz de para cubrir todos los gastos.

10

Por 110 euros se puede dormir en una cama con dosel, junto a los retratos del siglo XVIII de los Von Gilsas, y además, por si fuera poco, se puede tomar desayuno con un aristócrata.

El castillo ofrece paseos de día, aunque la actividad aristocrática es la caza de ciervos y jabalíes en los terrenos forestales. El Sr. Von Gilsa proporciona las armas y las municiones.

Si bien los Von Gilsas fueron nobles que se vieron en la obligación de comenzar a rentar sus espacios, otros nobles ya lo tuvieron que hacer mucho antes, como el Dr. Manfred Freiherr Von Crailsheim.

Los invitados entran en la sala 26 del castillo por un puente de piedra antes de subir una escalera de caracol con gruesos muros y pequeñas ventanas que son de la hospedería, con habitaciones de estilo gótico oscuro, con muebles, tapices de pared y algunos trajes de armadura dispuestos sobre el pasillo.

Vía: travel.nytimes

Originally posted 2009-08-16 22:35:00.