El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

excursiones

Increíbles historias de supervivencia (II)


Dos semanas en una cueva de hielo:

En 1982, Mark Inglis y Phil Doole subieron a lo más alto de la ladera de una montaña en Nueva Zelanda, más precisamente en el Monte Aoraki, cuando cayó una tormenta.

2

Los amigos, construyeron una cueva en el hielo y esperaron a que pasara la tormenta, pero pasaron 13 largos días antes que llegara la ayuda hacia ellos. Ellos sobrevivieron comiendo magras raciones, con el hacinamiento de la cueva perdieron la circulación de la sangre en las piernas, tanto así, que en uno de ellos tuvo que ser amputada una.

Esto no les quito las ganas de subir el monte, ya que ambos llegaron a la cumbre y en 2006, Inglis se convirtió en el primer hombre amputado que conquistara el Everest, perdiendo cinco dedos y más carne de sus piernas con la congelación, aunque ni un ápice de su fuerza de carácter.

Inglis le dijo al New Zealand Herald “Cuando uno pierde las piernas….algo como esto es un contratiempo menor, solo un bache en el camino, la verdad”.

Varados en los Andes:

Esta es una historia tan extraordinaria que ha generado varios libros, una película de Hollywood, un aclamado documental y una página web oficial que puede ser reconocida en una sola palabra: Alive.

Cuando el avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo se estrelló en Los Andes en Octubre de 1972, la historia debió haber terminado ahí, pero apenas comenzaba. De las 45 personas que estaban a bordo, 12 murieron en el accidente o poco después, otros cinco pasaron a la mañana siguiente de las lesiones, otro el octavo día y luego ocho en un alud posterior.

Las 16 personas restantes luchaban a través de un frío extremo y el hambre antes de recurrir al canibalismo de los que ya habían muerto.

Cuando se hizo evidente que ya no vendría ayuda, Fernando Parrado y Roberto Canessa emprendieron la excursión por la montaña y finalmente encontraron ayuda. La más reciente y posiblemente el más sensible relato de la saga de 72 días fue hecha el 2007 por Gonzalo Arija en el documental “Vengo de un avión que cayó en las montañas”.

Vía: bravenewtraveler

Originally posted 2009-10-06 22:30:00.

Vanuatu: lugares dónde ir

Vanuatu tiene un fantástico paisaje virgen con un rico patrimonio cultural que es muy atractivo para los viajeros amantes de la aventura.

vann

El turismo se centra en las islas de Efate, Tanna y Espíritu Santo, aunque hay planes para desarrollar instalaciones en otras islas. La capital, Port Vila, se encuentra en la isla de Efate, y su Centro Cultural tiene una de las más extensas colecciones de artefactos del Pacífico en el mundo.

Otras actividades atractivas de hacer tienen que ver con los deportes acuáticos. La isla Tanna tiene el volcán más accesible, Yasur. Los visitantes pueden conducir a la cumbre y pasear por el cráter en plena ebullición con una burbujeante masa de lava. La Isla Espíritu Santo inspiró a James Michener a escribir Pacífico Sur.

Hay bastantes excursiones y rutas que recorrer en Vanuatu, incluyendo viajes por aire para observar el cráter de los volcanes, ver los puertos de cruceros, viajar en vela, ir de pesca, hacer excursiones culturales y visitar las reliquias de la Segunda Guerra Mundial.

La calidez de las aguas y su transparencia dan las condiciones óptimas para prácticas el buceo en Vanuatu todo el año. La mayoría de los operadores de los operadores de buceo se encuentran en Port Vila, en las islas de Efate y Espíritu Santo, la mayor de las islas Vanuatu. Hay varios centros de buceo cercanos a la costa, así como cursos certificados y reconocidos internacionalmente. Las tiendas de buceo tienen un amplio repertorio para los que se inician en la práctica del buceo, con implementos que es posible arrendar incluso si es que se usan en una o dos ocasiones solamente.

Entrar a las profundidades del mar es toda una aventura ya que la Segunda Guerra Mundial dejó varios naufragios sumergidos en las profundidades del mar y dispersos alrededor de las islas. Uno de los más conocidos es el SS Presidente Coolidge.

Foto: flickr

Originally posted 2009-05-13 22:00:00.

Increíbles historias de supervivencia (I)

De las historias que nos hablan los supervivientes podemos aprender cosas valiosas que en alguna oportunidad, eventualmente podrían salvarnos la vida. Escuchar estas historias es vital y lo más importante, sacar de ella la lección sin haber sufrido un rasguño. Hoy van algunas de las increíbles historias de verdaderos sobrevivientes.

1

Contra toda posibilidad de sobrevivir:

La expedición de Sir Ernest Shackleton a la Antártica en 1914, tenía desde sus inicios, el firme propósito de ganar honores y reconocimiento llevando a cabo una peligrosa misión, que probaría su capacidad de sobrevivir, contra viento y marea.

El barco de la expedición, el Endurance, fue aplastado por el hielo, entonces la tripulación pensó en cruzar la Antártida a pie, pero la idea fue rápidamente desechada y desde ese minuto, el único objetico fue sobrevivir. Por más de 2 años, Shakleton condujo a la tripulación entre los témpanos de hielo, hasta que en sus botes salvavidas, llegaron a Isla Elefante, donde por seis meses, el grupo sobrevivió comiendo carne y grasa de focas.

Shackleton navegó a través de aguas turbulentas y traicioneras, por meses y pasando peligros inexplicables. Más tarde escribió “que habían sufrido, muerto de hambre y triunfado, arrastrados por el afán de obtener la gloria….y llegaron al alma desnuda del hombre”.

Lost en el Amazonas:

“Yo estaba obsesionado con la idea de la exploración”, dijo a la CNN y a la revista Traveller Yoshi Ghinsberg, en la reciente publicación de su libro Perdido en la Selva: La verdadera historia de aventuras, tormentos y supervivencia.

En el libro se describe cómo en 1981, nació la idea en Israel, donde Ghinsberg y tres compañeros más, finalmente se adentraron a las profundidades del Amazonas boliviana. Cuando se dan cuenta que están mal equipados para el viaje, y perdidos, entonces los cuatro se dividieron en parejas y dos nunca fueron vistos de nuevo.

Ghinsberg y su amigo Kevin salieron a flote luego de tirarse con una balsa río abajo, donde fueron atrapados y divididos. Por 19 días, Ghinsberg vagaba sin poder hacer nada en un ambiente brutal.

Afortunadamente, algunos hombres de la localidad encontraron a Kevin y le ayudaron a buscar el río para reencontrarse con Ghinsberg. Por milagro lo descubrieron vivo y con un nuevo entendimiento de sus debilidades y fortalezas.

Vía: bravenewtraveler

Originally posted 2009-10-06 14:07:00.