El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

excursiones

Safaris en el sudeste de Ohio


Para tener una experiencia de vida silvestre auténtica, pueden irse a unos 25 kilómetros al sureste de Zanesville, Ohio, en donde el paisaje ondulado de la región central de la montaña se transforma en un paisaje similar a las grandes llanuras de África, que exhibe una muestra de vida silvestre que deambula libremente todos los días.

1

En un territorio llamado “Territorio salvaje”, que antes fue explotado para la minería a cielo abierto, y hoy se ha habitado para albergar a la flora y fauna de la región, es donde se desarrollan los safaris de que les hablo.

En esta zona, se construyeron varias instalaciones con el fin de atender a la fauna en peligro de extinción. Al mismo tiempo, profesionales ligados al cuidado animal, como veterinarios, biólogos y otros comenzaron a trabajar intensamente en este rincón de Ohio, para desarrollar algunos de las exitosos criaderos en cautiverio, mas programas de recuperación mundiales.

Entre las especies de vida silvestre que se encuentran en este programa de preservación, se encuentra el lobo rojo estadounidense, la cebra de montaña de África Hatmann´s , el Oryx, la gacela de Cuvier y caballos asiáticos.

Un safari en esta zona, si bien es en América del Norte, es muy cercano a uno que podría vivirse en África, y es de hecho, una experiencia muy auténtica. Entre los árboles y arbustos, los animales circulan libremente como lo harían en su tierra natal. A veces, se siente a los animales tan cerca que se puede incluso percibir su olor y textura.

Foto

Originally posted 2010-01-13 16:19:00.

Lulworth Cove

Lulworth Cove es una ensenada que queda cerca de West Lulwoth Sur England. West Lulworth se encuentra cerca de la costa entre la Isla de Purbeck y Weymouth. Lulworth está incluido entre los sitios pertenecientes al Patrimonio Mundial de Inglaterra en la UNESCO.

1

Lulwoth Cove se formó hace aproximadamente 10.000 años por el asombroso poder que forjó sobre la tierra un río y el mar.

2

En el Lulwoth Cove está el famoso bosque de fósiles, una zona que soporta una notable diversidad de vida natural, en especial de mariposas. En el lugar, hay glauconíticas areniscas, sílex esponja, Chalk cíclicas, arenas petrolíferas, lignito, ostrácodos, estromatolitos, dientes de cocodrilo y peces, un transgresor lecho de guijarros marinos, un conglomerado de canales fluviales, estratos fosfatados, brechas de carbonatos, calizas, carófitas, entre otras cosas.

3

En el extremo occidental de Lulwoth Cove se encuentra Stair Hole, donde hay una serie de arcos formados por la acción del mar en Portland y piedra caliza blanda Purbeck. Lulworth Cove es también famoso por la Crumple Lulworth, entre otros cerros colindantes que dan hacia el oeste.

4

La playa Lulworth es un lugar ideal para relajarse, donde se puede nadar en la cala, tomar un paseo en barco, o simplemente visitar el impresionante paisaje. Hay a muy poca distancia bares, restaurantes, cafés y playas.

5

Los paisajes de los enormes acantilados que rodean la playa son majestuosos y impresionantes, con formas que forman arcos y curvas por donde pasa el mar, generándose un espectáculo potente y romántico a la vez.

Vía

Originally posted 2009-11-14 19:07:00.

Increíbles historias de supervivencia (II)

Dos semanas en una cueva de hielo:

En 1982, Mark Inglis y Phil Doole subieron a lo más alto de la ladera de una montaña en Nueva Zelanda, más precisamente en el Monte Aoraki, cuando cayó una tormenta.

2

Los amigos, construyeron una cueva en el hielo y esperaron a que pasara la tormenta, pero pasaron 13 largos días antes que llegara la ayuda hacia ellos. Ellos sobrevivieron comiendo magras raciones, con el hacinamiento de la cueva perdieron la circulación de la sangre en las piernas, tanto así, que en uno de ellos tuvo que ser amputada una.

Esto no les quito las ganas de subir el monte, ya que ambos llegaron a la cumbre y en 2006, Inglis se convirtió en el primer hombre amputado que conquistara el Everest, perdiendo cinco dedos y más carne de sus piernas con la congelación, aunque ni un ápice de su fuerza de carácter.

Inglis le dijo al New Zealand Herald “Cuando uno pierde las piernas….algo como esto es un contratiempo menor, solo un bache en el camino, la verdad”.

Varados en los Andes:

Esta es una historia tan extraordinaria que ha generado varios libros, una película de Hollywood, un aclamado documental y una página web oficial que puede ser reconocida en una sola palabra: Alive.

Cuando el avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo se estrelló en Los Andes en Octubre de 1972, la historia debió haber terminado ahí, pero apenas comenzaba. De las 45 personas que estaban a bordo, 12 murieron en el accidente o poco después, otros cinco pasaron a la mañana siguiente de las lesiones, otro el octavo día y luego ocho en un alud posterior.

Las 16 personas restantes luchaban a través de un frío extremo y el hambre antes de recurrir al canibalismo de los que ya habían muerto.

Cuando se hizo evidente que ya no vendría ayuda, Fernando Parrado y Roberto Canessa emprendieron la excursión por la montaña y finalmente encontraron ayuda. La más reciente y posiblemente el más sensible relato de la saga de 72 días fue hecha el 2007 por Gonzalo Arija en el documental “Vengo de un avión que cayó en las montañas”.

Vía: bravenewtraveler

Originally posted 2009-10-06 22:30:00.