El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

excursiones

El Glaciar Svinafellsjokull


El glaciar Svinafellsjokull es uno de los muchos glaciares que hay sobre la tierra. Este es, el tercer glaciar más grande que existe sobre la tierra. El hielo que alimenta Svinafellsjokull se derrama hacia abajo desde el interior más alto de Islandia, formando una cascada de hielo con profundas fisuras, llamadas grietas.

1

Svinafellsjokull es el lugar que los turistas convierten en un punto para explorar, ya que cuenta con algunos de los picos más hermosos de la nación. Aquí, los visitantes pueden experimentar una guía que ofrece subir a la lengua de Svinafellsjokull y luego avanzar al valle glaciar que se encuentra entre Hrutsfjall y Hyannadalshnjúkur.

2

En el paseo, los huéspedes tendrán que cruzar varias zonas, maravillándose de las formas de los glaciares y sus diferentes características que maravillan con su asombrosa belleza, las profundas y vertiginosas grietas, los enormes calderos de agua y las crestas de formas únicas.

3

La escalada en el hielo del glaciar Svinafellsjokull es una experiencia increíble, que no sólo va a ser una escalada en medio de un paisaje extraordinario, sino que también será la conquista de la gravedad. Los viajes hacia este glaciar son adaptables para toda la familia, porque no se necesita experiencia previa para hacerlos, aunque siempre conviene, antes de lanzarse a la aventura, instruirse sobre los riesgos que implica una excursión de este tipo.

4

5

Este glaciar queda a 350 kilómetros de Reykjavik. A los huéspedes se les aconseja siempre que todas las actividades se lleven a cabo bajo su propia responsabilidad y riesgo, por lo que deben comportarse de una forma apropiada en todo momento, siguiendo las orientaciones y directrices que se les dan.

Vía

Originally posted 2010-02-07 20:39:00.

Una excursión por el Monte Fuji (I)

Hay un proverbio que dice “Un hombre sabio sube el Monte Fuji sólo una vez, un tonto, dos veces”. Esta montaña debe ser una de las pocas que tiene un proverbio sobre sí misma, denostando a aquellos que osan subirla más de una vez.

fuji

La obsesión de los japoneses es subir aunque sea una vez en la vida el Monte Fuji, y si no lo han hecho, al menos, lo habrán pensado siquiera una vez. La primera vez que visité la estación 5, que es el punto base para la mayoría de los escaladores, fue hace 4 años, y por ese entonces, la primera idea que se me cruzo por la mente fue llegar a la cima, pero no paso nada.

Un fin de semana largo del mes de Julio fue el momento ideal para darle una oportunidad al monte, y así fue como compre un par de zapatos bastante caros para escalar el Monte Fuji a través de algunas rutas de escalada. El camino más popular es Yoshida. Se puede llegar a la 5° Estación de autobús y desde ahí comenzar a escalar. La 5° Estación comienza alrededor de los 2.400 metros y la cima es de cerca de 3.800 metros.

La temporada para escalar es tan solo de dos meses en el año, entre julio y agosto. Durante el resto del año, la montaña está cubierta de nieve y fuera de límites para los escaladores. Cada año mueren varias personas en temporada baja, debido a las caídas, y resbalones.

Vía: travelblog
Fuentes de imagen: www.dreamzholidays.com

Originally posted 2009-07-28 23:45:00.

Increíbles historias de supervivencia (II)

Dos semanas en una cueva de hielo:

En 1982, Mark Inglis y Phil Doole subieron a lo más alto de la ladera de una montaña en Nueva Zelanda, más precisamente en el Monte Aoraki, cuando cayó una tormenta.

2

Los amigos, construyeron una cueva en el hielo y esperaron a que pasara la tormenta, pero pasaron 13 largos días antes que llegara la ayuda hacia ellos. Ellos sobrevivieron comiendo magras raciones, con el hacinamiento de la cueva perdieron la circulación de la sangre en las piernas, tanto así, que en uno de ellos tuvo que ser amputada una.

Esto no les quito las ganas de subir el monte, ya que ambos llegaron a la cumbre y en 2006, Inglis se convirtió en el primer hombre amputado que conquistara el Everest, perdiendo cinco dedos y más carne de sus piernas con la congelación, aunque ni un ápice de su fuerza de carácter.

Inglis le dijo al New Zealand Herald “Cuando uno pierde las piernas….algo como esto es un contratiempo menor, solo un bache en el camino, la verdad”.

Varados en los Andes:

Esta es una historia tan extraordinaria que ha generado varios libros, una película de Hollywood, un aclamado documental y una página web oficial que puede ser reconocida en una sola palabra: Alive.

Cuando el avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo se estrelló en Los Andes en Octubre de 1972, la historia debió haber terminado ahí, pero apenas comenzaba. De las 45 personas que estaban a bordo, 12 murieron en el accidente o poco después, otros cinco pasaron a la mañana siguiente de las lesiones, otro el octavo día y luego ocho en un alud posterior.

Las 16 personas restantes luchaban a través de un frío extremo y el hambre antes de recurrir al canibalismo de los que ya habían muerto.

Cuando se hizo evidente que ya no vendría ayuda, Fernando Parrado y Roberto Canessa emprendieron la excursión por la montaña y finalmente encontraron ayuda. La más reciente y posiblemente el más sensible relato de la saga de 72 días fue hecha el 2007 por Gonzalo Arija en el documental “Vengo de un avión que cayó en las montañas”.

Vía: bravenewtraveler

Originally posted 2009-10-06 22:30:00.