El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

girona

Las 6 ciudades amuralladas mejor conservadas de Europa (I)


Las ciudades medievales son uno de los lugares más románticos que se pueda llegar a visitar en un viaje. Hasta el día de hoy, estas ciudades medievales conservan su ambiente, que nos permite imaginar con facilidad a un contingente de soldados custodiando sus puertas, ejércitos tratando de conquistar la ciudad, mercados medievales funcionando, es decir, toda la parafernalia que significó la Edad Media, continúa viva con las ciudades de paredes y murallas medievales que pasaremos a revisar a continuación, como las mejor conservadas de Europa.

1

Ávila, España: Ávila se encuentra entre Castilla y León en España. Las paredes de Ávila son las murallas medievales mejor conservadas de España. Éstas fueron construidas en el siglo XI. Es aconsejable hacer un viaje de un día desde Madrid para visitar esta ciudad, ya que Ávila no es un destino turístico por sí mismo, y como supondrán, no hay instalaciones adecuadas para recibirlos ni darles las mejores atenciones.

2

Girona, España: Girona es otra ciudad amurallada en Cataluña, que son dignas de ver. Aunque todas las paredes de Girona fueron sistemáticamente destruidas y reconstruidas en el siglo XIX, ésta ciudad atrae a los visitantes por su ambiente medieval. El camino está abierto a diario, aunque hay otro camino para recorrer a pie afuera de las murallas de la ciudad, donde se puede disfrutar de una bonita vista de la ciudad vieja. La ruta está bordeada de cipreses y flores, por lo que es un lugar ideal para paseos románticos. Girona fue fundada por los romanos y se convirtió en un centro medieval, donde los cristianos, judíos y árabes convergían creando una ciudad que mezclo varios estilos arquitectónicos.

Vía: tourism-review

Originally posted 2009-09-09 09:24:00.

¿Porqué elegir la Costa Brava?

  

La costa mediterránea europea goza de un clima agradable y templado que históricamente ha atraído a los seres humanos, simplemente porque la temperatura del agua, las condiciones meteorológicas y los paisajes, son capaces de quitarle el aliento a cualquiera.

Dentro de la amplísima variedad de entornos maravillosos que se encuentran en el borde sur de Europa, en la península ibérica se pueden encontrar algunos de irresistible belleza que con el tiempo se han ido transformando en auténticos imanes para el turismo. Entre ellas, está la Costa Brava, una franja paradisiaca con calas y cabos que son atractivos tanto para las personas que residen cerca como para aquellos que vienen de otros países a descubrir su belleza.

Por su ubicación geográfica, la Costa Brava atrae sobre todo muchos visitantes franceses (hay poblados en la Costa Brava que están prácticamente cruzando la frontera), y todos los habitantes de las grandes ciudades cercanas (sobre todo Barcelona), aman pasar sus veranos en las discretas playas que esconden las calas del golfo de Roses.

Hay varias cosas que le dan un valor excepcional como estación balnearia a toda la zona de la Costa Brava:

a.      Su clima agradable y templado. Caluroso, pero no en exceso y con aguas templadas desde la primavera hasta inicios del otoño.

b.      Sus playas variadas. Desde pequeñas playas de arena suave y aguas tranquilas ideales para las familias con niños pequeños, hasta las playas con olas que permiten la práctica de numerosos deportes náuticos.

c.      La belleza que imprime al camino de la costa el bosque que la circunda. Las colinas cercanas le han dado su carácter históricamente a la Costa Brava: “mar y montaña”. Este carácter dual se manifiesta incluso en su cocina tradicional, en la que ingredientes típicos del mar como pescados y mariscos, se integran con otros de tierra adentro como por ejemplo butifarras y jamones.

d.      El increíble desarrollo turístico que ha experimentado en décadas recientes. Con instalaciones de primer nivel para la práctica de deportes náuticos (recorrer la Costa Brava en un barco de alquiler es sencillo y accesible, y si se posee un barco, la impresionante marina de Empuriabrava es un espacio inigualable para poder disfrutar a fondo de esta ventaja).

e.      La posibilidad de practicar deportes como esquí acuático, SUP (stand up paddle), surf, windsurf, buceo y muchos otros, gracias a la diversidad de playas y profundidad del agua en la zona.

f.       La belleza de los parques naturales y zonas protegidas, tanto a nivel de la costa como en las tierras.

g.      La riqueza cultural del área. Historia, tradición y costumbres se funden en un crisol que hace encantadora a esta zona y le otorga una sensación de calidez de hogar aún para quienes vienen de lejos.

¿Aún indeciso con la idea de recorrer la Costa Brava? Inicia por Girona y desciende al sur, continuando por el camino de la costa y no te arrepentirás. 

Originally posted 2017-11-29 10:25:11.