El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

montañas

Voluntariado en la Patagonia


Siempre los rincones más inhóspitos de la tierra esconden secretos que nosotros, los viajeros venimos a descubrir, si es que no de improviso, por casualidad y casi siempre cuando ya es demasiado tarde para unirse a una causa que defienda los derechos de la tierra, de sus habitantes, y de la naturaleza.

1

En este reportaje, hablaremos de una historia que se gesta a partir de la Asociación MAPU en Esquel, Argentina, donde el co-editor de viajes Hal Amén se une como voluntario de esta organización entre los meses de Julio y Agosto, a fin de conocer más a fondo de qué se trata esto.

2

Los proyectos de la Asociación MAPU tienen todos un hilo en común: defender los derechos sobre las tierras de los indígenas mapuches.

Los mapuches y otros pueblos que habitan en el extremo sur de América del Sur, han luchado por años contra la influencia europea y la incursión forzosa sobre su territorio tradicional. Más que años, esta lucha lleva siglos.

En Argentina, esta autonomía dura hasta 1870, cuando el gobierno libra la “Conquista del Desierto”, con el objetivo de “exterminar a los indios salvajes y bárbaros de la Pampa y la Patagonia”. Ya en 1884, miles de mapuches fueron desplazados y asesinados.

3

De pronto, el gobierno Argentino tiene en sus manos grandes extensiones de tierras patagónicas liberadas, que fueron dotados por el presidente Uriburu a través de medios cuestionables a personas que prestaron asesoría financiera durante la época de la conquista.

Se comienzan a utilizas las tierras para explotar madera, minería y otros tipos de extracción de recursos naturales, mientras otras propiedades son cercadas por sus nuevos dueños.

La lucha simbólica:

Muchos mapuches que habían perdido sus trabajos en la ciudad, y ya veían que su vida se tornaba difícil y complicada en un medio tan competitivo, decidieron unirse y intentar volver a sus tierras en Santa Rosa, que hoy son tierras de propiedad de la multinacional Benetton.

Pasaron por encima de los alambrados oxidados y comenzaron a construir sus casas, con la intención de volver a sus raíces, criar ganado y llevar una vida más sencilla, de subsistencia. Pero poco tiempo después son expulsados por la fuerza. La Comunidad Santa Rosa desde entonces, ha llevado adelante una lucha legal para intentar recuperar lo que alguna vez fue suyo.

Los intereses económicos son grandes, la lucha no es fácil, pero puedes ayudar, ya que esta organización necesita traductores del inglés al español, animadores para cortometrajes, y personas que ayuden en la parte administrativa de la comunidad. El sitio web de la comunidad es santarosarecuperada.com.ar.

Fuente: matadorchange

Originally posted 2009-10-03 14:23:00.

La Casa Chen

La Casa Chen se encuentra situada en un cerezo japonés, dentro de la antigua granja, en el Datún, las montañas del norte de Taiwán. Esta casa está diseñada con la misma forma de un buque, con forma alargada y cuadrada que se asemeja a un arca.

1

5

Los diferentes espacios de la casa se encuentran conectados en el interior, dando la misma funcionalidad que si se tratase de una casa normal. El cuarto de baño es lo más pequeño y las funciones de la unidad de la cocina van estabilizando la estructura de madera para cuando hay tifones y terremotos.

2

6

La arquitectura de este buque de madera, es bioclimática, diseñada para capturar la brisa fresca que corre por el río Datún durante los días de calor, dejando que los vientos que circulan por ahí entren, circulando entre el agua fresca del depósito y las tierras destinadas a cultivos.

3

7

Para la época invernal, hay un lugar de fuego que sirve para calefaccionar y cocer el té. El cuarto de baño es también un pequeño sauna.

4

8

Esta casa, si se fijan bien, es bastante sencilla, nada de lujos ni ostentaciones, sin embargo, aún con esa sencillez extrema, es muy cálida, con una luminosidad interna fabulosa, que la hace muy apta para vivir como ermitaño, repleto de libros, conectados a internet, o simplemente haciendo nada más que meditar como si fuera un templo budista. El lugar es perfecto para enclaustrarse un tiempo, aunque los más fiesteros lo verán también como un buen lugar para organizar una fiesta de vacaciones, y es lógico, los interiores son amplios, cálidos y acogedores, así que se prestan para todo.

Vía

Originally posted 2009-11-24 14:34:00.

Las montañas de Blue Ridge

En los Estados Unidos, se encuentran las montañas de Blue Ridge, un grupo de montañas que atraviesa los estados de Maryland, Virginia, Pennsylvania, Carolina del Sur, Georgia y Carolina del Norte. Al comienzo se ven como una pequeña franja de tierra que está hacia el lado sur de Harrisburg, en Pennsylvania.

1

Estas montañas tienen una geografía que ha cautivado a viajeros por años, ya que tienen una seguidilla de rincones y grietas, sin contar con las cordilleras que separan los valles que forman las montañas Blue Ridge.

La cima de las montañas se conoce también como el Calvo Brasstown. Cuando llega el invierno, las cimas se tiñen de blanco por la nieve que las congela, entregando una visión panorámica que invita a fotografiarlas o sacar las pinturas para inspirarse en el paisaje.

2

En Gatlinburg hay alquileres para quedarse más tiempo en el lugar, donde por fuerza tendrán que pedir mucha sopa caliente y té para soportar el frío intenso si es que van en invierno.

Creo que la energía que nos inyectan los paisajes como estos se debe a la energía Qi, esa energía de la que tanto se habla en el Feng Shui, la positiva que recorre libremente los lugares, moviéndose con mayor libertad en paisajes como estos, donde nada, o casi nada obstaculiza su tránsito, sino que al contrario, todo propicia que fluya y alimente con sus vibraciones a los seres vivos que la tocan al pasar.

Supongo que ésta pasara junto al viento, o al menos, quiero creer que es así.

Fotos: flickr, flickr

Originally posted 2009-08-28 09:42:00.