El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

montañas

Paisajes sorprendentes del 2009 (I)


Ansel Adams quedo encantado con el área alrededor del Parque Nacional de Yosemite, tanto así que él lo llamo “un gran gesto de la tierra”, como si la Madre Naturaleza hubiese compensando con un premio a la humanidad. Adams sabia sobre una cosa o dos acerca de impresionantes paisajes naturales, pero aun así, su opinión es muy limitada. Seguro que si hubiera nacido un siglo más tarde, las posibilidades de caer muerto ante la espectacularidad del paisaje hubiesen sido muchas si hubiera visitado desde los Andes hasta el Outback australiano, pero su fotografía se limita casi con exclusividad al Oeste Americano.

1

La Tierra es muy grande, llena de paisajes y colores, posibles de encontrar en todos los continentes por Adams.

Hielo, roca, arena, plantas de vapor, la hidráulica, el viento y el sol son algunos de los elementos que pueden contribuir a la configuración de las formas de la tierra, algunas muy impresionantes. Esta es la razón por la que muchos escritores luchan describiendo con diversos adjetivos, que van desde “exótico”, “otro mundo” y “lunar”. Otras veces, el trabajo de la naturaleza es tan perfecto y preciso que es difícil de imaginar. Solo observemos desde la increíblemente uniforme Chocolate Hills de Filipinas, que algunos creen que al igual que las pirámides, son obra de industriosas culturas antiguas.

Pero en realidad, estos paisajes son increíbles. A diferencia de las icónicas grandes obras del hombre, las pirámides, los Moai de Isla de Pascua, o la Torre Eiffel, estas escenas son cautivantes por sus propias fuerzas elementales.

La belleza natural es imposible de definir, aun por el ojo más observador, y sería inútil tratar de describir un sitio natural más hermoso que otro. Al mismo tiempo, sería difícil imaginar que un espectador no fuera sorprendido por los casi indescriptibles stilettos de rocas y árboles formando la Tsingy de Madagascar de Bemaraha o por la máxima expresión de líquido congelado en el lugar que es el glaciar de la laguna de Islandia Jokulsarlon.

Vía: forbestraveler, Foto: flickr

Originally posted 2009-07-23 23:42:00.

La Casa Chen

La Casa Chen se encuentra situada en un cerezo japonés, dentro de la antigua granja, en el Datún, las montañas del norte de Taiwán. Esta casa está diseñada con la misma forma de un buque, con forma alargada y cuadrada que se asemeja a un arca.

1

5

Los diferentes espacios de la casa se encuentran conectados en el interior, dando la misma funcionalidad que si se tratase de una casa normal. El cuarto de baño es lo más pequeño y las funciones de la unidad de la cocina van estabilizando la estructura de madera para cuando hay tifones y terremotos.

2

6

La arquitectura de este buque de madera, es bioclimática, diseñada para capturar la brisa fresca que corre por el río Datún durante los días de calor, dejando que los vientos que circulan por ahí entren, circulando entre el agua fresca del depósito y las tierras destinadas a cultivos.

3

7

Para la época invernal, hay un lugar de fuego que sirve para calefaccionar y cocer el té. El cuarto de baño es también un pequeño sauna.

4

8

Esta casa, si se fijan bien, es bastante sencilla, nada de lujos ni ostentaciones, sin embargo, aún con esa sencillez extrema, es muy cálida, con una luminosidad interna fabulosa, que la hace muy apta para vivir como ermitaño, repleto de libros, conectados a internet, o simplemente haciendo nada más que meditar como si fuera un templo budista. El lugar es perfecto para enclaustrarse un tiempo, aunque los más fiesteros lo verán también como un buen lugar para organizar una fiesta de vacaciones, y es lógico, los interiores son amplios, cálidos y acogedores, así que se prestan para todo.

Vía

Originally posted 2009-11-24 14:34:00.

The Fairmont Banff Springs, Alberta, Canadá

Continuando con los hoteles más interesantes del mundo, aquí encontré este hotel, situado en el centro de una exuberante vida silvestre de Alberta, viéndose a simple vista como un Castillo de Disney, con un toque de barón escocés. Recorrer el hotel es impresionante, por su sinfín de escaleras, techos abovedados, columnas de piedra y la renovada imagen que costó 2,3 millones de USD en 2003. Este lugar es de la recreación, al aire libre, que ofrece el privilegio de beber en el aire limpio de las rocosas montañas canadienses.

87-fairmont-banff-d

En la parte inferior de la escalera del Fairmont hay acogedoras habitaciones con vista a las montañas, los tejidos y muebles. Sin embargo, acogedor significa en este caso, pequeño, ya que no es de grandes dimensiones y algunas habitaciones vienen con vistas al estacionamiento. Vale la pena pagar un dinero extra para pasar la noche en una habitación que refleje el estilo arquitectónico del hotel. Los tejidos, mezclados con rayas negritas y motivos florales suaves casi imperceptibles al ojo, hacen ver el lugar más amplio. Sin embargo, para obtener mucho más espacio, hay habitaciones tipo suite.

El personal de servicio siempre tiene una sonrisa amable y una actitud que va más allá de lo esperado, aunque no espere ver a la misma persona dos veces, a menos que se quede a hospedar más de una semana.

No se pueden perder el Salón del Patrimonio, ubicado en un balcón con vistas al vestíbulo, que tiene una historia ilustrada de la cultura de las montañas. Para descansar, pueden relajarse en una de las tres piscinas o la caída de agua mineral que ayuda a calmar los dolores musculares o probar la última novedad del masaje en el spa, que comienza en los pies terminando a la parte superior del cuerpo. Sin embargo, a pesar de todas las comodidades, la gente viene por la recreación que se ofrece aquí: esquí, hoyos de golf, mountain bike y juegos de bolos, además de paseos en teleférico hasta la ladera de la montaña. Los restaurantes son interminables aunque se llenan de todos modos si es que el hotel está lleno.

Vía: forbestraveler

Originally posted 2009-06-22 17:56:00.