El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

moscú

De Moscú a San Petersburgo IV


Hacia el tercer día de navegación, el barco entra en aguas del lago Onega y se detiene en Kizhi, una isla museo célebre por sus iglesias, casas y molinos, todos de madera para cuya construcción no se utilizó nunca ni un sólo clavo, lo que la convierte en un verdadero prodigio arquitectónico. Entre los 74 monumentos que pueblan esta isla se encuentra la capilla más antigua de la que se tiene noticia en Rusia, la de la Resurrección de San Lázaro, que se calcula que fue edificada hace 600 años, lo que la hace una capilla única de un interés turístico impresionante.

Monasterios de Valaam:

Unos 224 kilómetros después de haber dejado Moscú, el crucero remonta las aguas del río Svir hasta el lago Ladoga que, con 18000 km es el mayor de Europa. En esta inmensa laguna se encuentra el archipiélago de Vaalam, compuesto por más de 50 islas.

El monasterio de Vaalam ha sido devastado y reconstruido en infinidad de veces, sus templos han sido devorados por el fuego en más de una ocasión y sin embargo nunca ha dejado de renacer de sus propias cenizas, además esto ha hecho que adquiera más interés turístico y que se valoren las nuevas construcciones.  Hoy en día Valaam, con sus decenas de iglesias, ermitas, capillas erguidas en medio de la tundra es uno de los centros religiosos más importantes de Rusia y es el centro más importante de reunión de los rusos para numerosos actos religiosos de gran índole e importancia.

Originally posted 2009-05-02 23:37:17.

De Moscú a San Petersburgo I

 

Moscú es un país maravilloso en el que poder disfrutar de la multitud de paisajes, monumentos y variedades que te ofrece en todos sus campos, y una manera estupenda de hacerlo es a bordo de un crucero

La travesía de Moscú a San Petersburgo no es sólo un viaje entre las dos capitales de éste descomunal país, es también una ruta por su historia y su cultura, su naturaleza y su gastronomía.

El paseo por Moscú es un avance excelente al crucero que remonta casi 700 kilómetros del curso de Volga. La fortaleza de Kremlin con tres catedrales, varias iglesias, museos y palacios, puede considerarse la mayor herencia de los zares y tras las murallas se abre la gran Plaza Roja y en esta explanada se localiza el mausoleo del líder bolchevique Vladimir Lenin y también la iglesia de San Basilio, con doce cúpulas en forma de bulbo que son, al mismo tiempo, doce pequeñas capillas dedicadas a doce santos distintos.

Para desplazarse por Moscú conviene utilizar el metro, alguna de cuyas estaciones son verdaderas obras de arte. Las paradas de la línea circular están decoradas con esculturas, bajorrelieves y mosaicos que conmemoran la Rusia soviética.

Conviene asomarse al distrito de Kropot Kinskaia, que se encuentra al sur de Kremlin, para admirar la colección de pintura impresionista del museo Pushkin de Bellas Artes. Cerca de la estación universitetskaya y de las colinas de los Gorriones, emplazamiento de la Universidad Estatal y excelente mirador sobre la ciudad, el río Moscova ofrece una de las mejores estampas desde la iglesia del Cristo Salvador.

 

 

Originally posted 2009-05-01 20:09:01.

De Moscú a San Petersburgo V

Capital de Zares:

La conclusión lógica de todo este viaje, es San Petersburgo, la ciudad del zar Pedro  I el grane, conocida como la Venecia Rusa, la Palmira boreal, la ciudad palacio… y fue durante años la única ventana que Rusia tuvo hacia occidente. Ideada y planificada por Pedro el Grande, esta ciudad debía ser construida a imagen y semejanza de Ámsterdam, siguiendo una estricta red de canales y puentes. El corazón administrativo de la nueva capital se situó en la isla Vasílievki, la mayor del delta del Neva, justo por donde conviene comenzar la visita a esta ciudad de amplias avenidas sembradas de arquitectura del siglo XIX.

San Petersburgo no sólo ha que recorrerla a pie, también vale la pena admirarla desde el agua. Junto al puente Ánichkov atracan pequeñas embarcaciones que ofrecen paseos por los canales, , pero además existe la opción de subir a bordo de alguna de las cuatro líneas que, como autobuses fluviales, pasan frente a monumentos emblemáticos como la casa-museo de Pushkin o la fortaleza de San Pedro y San Pablo, la primera construcción ordenada por Pedro el Grande. En el centro histórico uno de los edificios más llamativos es la iglesia de la Sangre Derramada, cuyas cúpulas y frisos de mosaicos y baldosas se reflejan en las aguas del canal Griboédov. Sin embargo, la joya de la ciudad a orillas del Volga es el antiguo palacio de Invierno, hoy museo de Ermitage.

San Petersburgo, con sus innumerables puentes y museos, sus grandes plazas y palacios, sus cafés literarios es el final perfecto a la travesía del Volga, el gran río Ruso.

Originally posted 2009-05-03 20:43:40.