El blog de viajes del mundo | Viajitis Rotating Header Image

Tokio

Niijima


 

 

Niijima es una de las islas Izu que podemos encontrar al sur de Tokio y una de las más visitadas por sus hermosos paisajes y sus sorprendentes playas. Además, al ser un lugar volcánico, la temperatura no suele ser muy fría.

Niijima es una isla muy pequeña, sólo tiene 24 kilómetros y una población como si fuera un pueblo, menos de 3000 habitantes. En ella los movimientos de tierra son muy frecuentes por lo que, si te dan miedo o no quieres sobresaltos, Niijima no es tu isla, aunque pasando eso por alto el paisaje compensa los sustos que te puedes llevar.

Para llegar a la isla puedes hacerlo mediante barco o avión, dependiendo del tiempo que quieras invertir. En barco el paisaje es aún más bonito que en avión y el problema del avión es que, a veces no despegan porque el tiempo en la isla a veces es muy delicado.

Originally posted 2008-09-17 08:27:33.

Museo de los calcetines

Seguramente en todos las ciudades y países del mundo habrá cosas curiosas en las que nos fijemos cuando vamos de vacaciones allí. Hace poco os comentamos acerca del Museo del chocolate en Barcelona.

Como esos museos hay más en otras ciudades y países pero el museo que nos ocupa hoy es un museo aún más peculiar, extraño y, por qué no decirlo, raro.

Se trata del Museo Naigai (ya podéis intuir por dónde estamos) que se encuentra en Tokio. Este museo se califica (al menos por mí) como un museo raro por la colección que hay en su interior.

En su interior encontramos una colección (siempre incompleta) de… ¡Calcetines! En serio, tiene más de 20.000 pares de calcetines, incluídos el más grande de todos de 32 centímetros.

Además, los calcetines, muchos de ellos, son de personajes famosos como el del Primer Ministro japonés, Yoshida Shigaru, o el de personalidades del deporte japonés. Seguro que encontramos más famosos y… Quién sabe, quizás tengan calcetines rotos.

Originally posted 2008-10-24 17:00:47.

Qué NO hacer en Japón (II)

Otras cosas que no vale la pena hacer en Japón son:

Caminar demasiado para mirar las flores de cerezo: Si se encuentran en Tokio un domingo de abril, de inmediato querrán tener las mejores vistas del país en su mano, sin embargo, no hace falta caminar kilómetros y kilómetros para admirar la gran cantidad de sakura o cerezos que hay en el sur de Okinawa o Hokkaido en mayo. Lo mejor es ir a una tienda sakura y ahí tienen las mejores flores listas para comprar.

1

El esfuerzo de salir a caminar para admirar las flores no vale la pena porque lamentablemente, las flores duran sólo una semana y es difícil predecir cuál será el día preciso durante el cual saldrán esas flores.

No restringir el estudio de la Segunda Guerra Mundial a Hiroshima: La Segunda Guerra Mundial japonesa va más allá del Museo de la Paz de Hiroshima, que es un sitio memorable, pero deben ampliar sus horizontes y aprovechar para recorrer también en el tren que va hacia Nagasaki y gira hacia el Parque de la Paz.

Vayan al Museo Kamizake en Chiran, prefectura de Kagoshima, donde hay cientos de cartas en exhibición, escritas por los pilotos como despedida a sus familias.

Visiten el santuario de Yasukuni War Memorial en Tokio, que honra a los espíritus de los caídos.

No ver Japón con lentes de colores: Esta cita metafórica quiere decir que no idealicen Japón, ya que la mayoría de los extranjeros que vienen a Kioto, sólo desean encontrarse con el antiguo Japón, y esperan que esté allí, con templos antiguos y monjes budistas, que puede ser que encuentren, de modo muy escaso, porque los templos zen y los guerreros samurái desfilando por las calles son cosa ciertamente del pasado.

Japón ha cambiado y lo mejor es disfrutar de la modernización y sus beneficios, como los trenes de alta velocidad, los robots de lujo y la electrónica en Akihabara, o quizás entrar a algún hotel cápsula.

Vía: matadortrips, Foto: flickr

Originally posted 2009-10-24 22:45:00.